En la red está tu oportunidad - 3. Seguro que tú si que eres de Guardo. ¿Gallinero o butaca? (capítulo IV)

4
¿Gallinero o butaca? 


“Tú no eres de Guardo si no compraste entradas de “Gallinero o de Butaca” para la peli del domingo por la tarde en los cines Bravo o Valdehaya”. 

En cualquier localidad española, existen lugares emblemáticos que marcaron una época, un instante, o simplemente, y con el paso del tiempo... unos recuerdos que quedaron reflejados en la retina de sus lugareños, perdurando en la memoria colectiva rebelándose a su anunciada y desventurada desaparición; espacios que con el paso del tiempo... se convierten, por méritos propios, en añorados recuerdos compartidos.


Compruebo con curiosidad, como nuestra memoria retiene en el subconsciente antiguas edificaciones, en algunos casos hoy sustituidos por otras más modernas, que sin ostentar un gran legado, ni lucir el emblema de patrimonio de la Humanidad, son de gran excepcionalidad para las gentes que formaron parte de sus vivencias y disfrutaron en ellos momentos sin igual. Lugares que ahora los Internautas no dudan en rescatar del baúl de los recuerdos, narrando para el colectivo, pequeños mensajes improvisados relativos a dichos lugares... al son del “tacteo” de la pantalla del móvil o al ritmo del clic del ratón de su ordenador.

Y aunque la fiesta va por barrios, en este caso concreto que aquí escribo, dicha fiesta va por épocas; los usuarios, digamos… más maduritos de este entusiasta grupo, no solamente recuerdan con entusiasmo dos de los lugares de ocio más renombrados en los “Facerecuerdos”, sino, que a su vez recuerdan con enorme intensidad los espléndidos momentos que a intramuros de estos se vivía. ¿Quién no recuerda, siendo guaje, el mayor acontecimiento del esperado domingo tarde...? Ya te lo recuerdo yo: la película de romanos o vaqueros que se proyectaba en los cines de Guardo.


El Cine Valdehaya ocupaba... y ocupa... el imponente edificio que en la actualidad alberga la cafetería “Sheraton”. En realidad, hace ya unos cuantos años que fue reconvertido en una de las discotecas más modernas y elegantes de la provincia de Palencia. Aquel “cine-teatro” cerró para siempre sus puertas en octubre de 1978. Da la sensación de que sus paredes no pudieron superar, llenándose de enorme tristeza, la definitiva cancelación del prestigioso “Festival de la Canción Minera de Guardo”.

Eran tiempos en los que los Guardens@s fuimos testigos, en épocas estudiantiles, de aquel elocuente y socorrido dicho “popular”sobre las gentes de nuestro pueblo. Quién no recuerda a ver escuchado en alguna ocasión el tan extendido tópico: ¿qué eres de Guardo?… ¡ahí si que corre el dinero!


Actualmente, sobre todo en su aspecto exterior, el edificio sigue tal cual. Es más, estoy convencido de que aún hoy muchos de nuestros vecinos al contemplar la fachada del edificio y recordar su imponente letrero anunciador... lo siguen con añoranza identificando como el “Valdehaya”. Sobre todo los de la generación de la E.G.B., que tan pacientemente esperábamos toda la semana para disfrutar de las dos horas de asueto y diversión, ante aquella extraordinaria pantalla en color, cinemascope y sonido estereofónico.

En la actualidad, adentrándonos en su interior, parece haberse detenido el tiempo en los años 80´s. Aún se conserva increíblemente bella la espectacular “sala de baile”, o mejor dicho, discoteca -al más puro estilo “Fiebre del Sábado Noche-, regentada por el entrañable e inolvidable emprendedor Guardense, Tony Sagüillo. El cine Valdehaya, ¡uy!, perdón, la discoteca Sheraton, fue testigo de excepción de los más espectaculares eventos de una década auténticamente prodigiosa. Época en la que el nombre de Guardo recorría la provincia de Palencia y limítrofes, al son de prosperidad, diversión, trabajo e ilusión. En dicho aspecto, en los mensajes de este curioso y anecdótico grupo, hecho de menos algún “Facerecuerdo” más del estilo de lo comentado anteriormente, tú no eres de Guardo si no has oído en alguna ocasión lo de... “cómo corría el dinero en dichos años”.


Quién no recuerda la espectacular actuación que ofrecieron Victor Manuel y Ana Belén y que tuvo lugar en la discoteca de moda en aquellos años, la Sheraton. Quién no entono en aquel concierto, vaso de calimocho o cubata en alto, el “Abuelo fue picador… o “Soy un corazón tendido al Sol”, o la algo más melancólica “Solo pienso en ti”. La verdad, recordando la letra… “Aunque soy un pobre diablo… casi siempre digo la verdad…”, en este caso, no recuerdo muy bien si tan siquiera las canciones mencionadas formaron parte del repertorio. Pero llegado a este punto... que más da, lo importante es que fue un día especial en Guardo.


Los bailes y ritmos de la época postergaron para siempre las inolvidables películas, en cinemascope y a todo color, de“Maciste y otros Héroes Milenarios”. Los “Facerecuerdos” más antiguos realizados en el grupo, nos recuerdan las largas colas de guajes y guajas -incluido el inolvidable Nino “Cachapin”, que dicho sea de paso con todo mi cariño y absoluto respeto, no se perdía una sesión cinematográfica- que se formaban desde el ventanuco de taquilla del cine y que finalizaban en la plazoleta que alberga la popular “Fuente de los Cuatro Caños”. Por supuesto, una paciente espera que merecía sin duda la pena, pues adquirir la deseada entrada para ocupar la correspondiente butaca numerada que daba acceso a la sala -si la asignación semanal alcanzaba para ello, claro-, era todo un reto. Y sí el dinero no llegaba, no quedaba otra que adquirir el ticket asignado a la semibutaca “oscilante” situadas en la parte más alta del local, que comúnmente los guajes de la época lo conocíamos como “el gallinero”.

No puedo pasar por alto algunos entusiastas  Facerecuerdos que refieren a la importancia adquirida, ganada a pulso incluso fuera de la demarcación de Guardo, por el cine Valdehaya. Y como buen ejemplo, las reveladoras anotaciones realizadas por Ana Turienzo sobre el cine en cuestión. Tan popular era esta sala cinematográfica, que “hasta tenía Himno”. Leyendo con atención los mini relatos de Ana, me vino a la memoria el bueno de Javi Bregel entonando las tan populares y añoradas notas musicales. Javi es una de las personalidades por excelencia de Guardo, buen amigo y gran persona. En este sentido, como buen amigo que me considero de ambos, me faltó tiempo para pedirles lo que a buen seguro Javi guardaba con mucho esmero y cariño: la letra de tan ansiado Himno. Y así fue. El Himno del Valdehaya, nuestro Himno más popular, ahora  también navegando por las redes de Internet. Ana, Javi, va por vosotros:

HIMNO DEL CINE VALDEHAYA

"Guardo es de la provincia
de los pueblos el mejor.
Tiene su cuenca minera,
produce muy buen carbón.
Sus mujeres son hermosas,
sus hijos de bendición
y sus hombres hacen todos
del trabajo galardón.

Si vas algún día a Guardo,
vete al cine Valdehaya;
pues no hay cine más bonito,
en ningún sitio de España.
Y el que dude de lo dicho
que pase y vea el salón,
pues tiene un cinemascope
y además calefacción.

Es el cine Valdehaya
de los cines el mejor,
lleva el nombre de una mina
que es la Reina del carbón.
Si es verano y hace un tiempo
de muchísimo calor,
será el cine un paraíso
con la refrigeración

Tiene precios muy baratos,
elegante y comodón.
Es el cine Valdehaya
de los cines el mejor."


En la red está tu oportunidad - 3. Seguro que tú si que eres de Guardo (capítulo III)


Posiblemente, el movimiento “No eres de…” se extendió como la pólvora por toda la geografía nacional, en los primeros días del mes de Julio del año 2014. Puede ser que incluso antes, la verdad que este dato no tiene mayor relevancia, pues lo verdaderamente importante del tema en cuestión, es la enorme socialización, que la inserción de pequeños recuerdos en el muro de dichos grupos, generó entro los miembros de estos. También es verdad que, en la actualidad, se pueden encontrar cientos de grupos que responden a la misma o parecida iniciativa, en esta extendida red social creada por Mark Zuckerberg. Pero no es menos cierto... que el movimiento Guardense, tiene una peculiaridad especial; es, en esencia, un recorrido virtual en el tiempo, que pone en valor la fuerza, el arraigo, el sentimiento y carácter de los Guardenses que están en la localidad… y de los que por diversos motivos, del tipo que sean, ya no lo están. Es un grupo de amig@s que ha llegado a la red social para quedarse y esto Raquel lo sabía muy bien.


Raquel León es la creadora del grupo Guardense de Facebook “Tú no eres de Guardo si no…”. Raquel es una Guardense de pro, joven, muy joven, de 31 años de edad, pero a su vez con gran proyección en sus labores profesionales. Aunque nació en Burgos, se considera Guardensa de pura cepa. Hija de María Felicidad Pérez (propietaria de la mercería "Maria Feliz", también conocida como la de Paulina) y José Luis León. La adolescencia la pasó en Guardo, hasta los 16 años. Estudió en el Colegio Amor de Dios de la localidad. Posteriormente se trasladó a Burgos para estudiar bachillerato con la intención de empezar una carrera universitaria. Por avatares de la vida, acabó estudiando la licenciatura de Ciencias Ambientales en la Universidad de León. Una vez finalizados sus estudios académicos, continuó su formación en la Escuela de Ingenieros Industriales de Valladolid, obteniendo el titulo de Técnico Superior de Prevención de Riesgos Laborales. Actualmente reside en Madrid y es funcionaria del Ayuntamiento de la capital de España. Colabora con alguna protectora de animales y en su tiempo libre la gusta escribir.

Un frío 3 de Julio de 2014, Raquel puso en marcha este apasionado grupo. En un muy breve espacio de tiempo, su iniciativa consiguió adherir a más de mil Guardens@s, en algunos casos, Guardens@s repartidos por toda la geografía nacional e incluso internacional. Es verdad que una gran mayoría de los Internautas que forman parte del grupo viven en la localidad. Curiosamente, se animaron a comentar en este grupo de Facerecuerdos en unas fechas que, aunque bien entrado el verano, hace bueno uno de los dichos más populares en la localidad: "en Guardo solo hay dos estaciones, el invierno y la de “la Robla”". Gran verdad, o ¿no?


No dudé ni un instante en poner en contacto con Raquel, con la intención de pedirle que me contara que es lo que siente por este grupo y el porqué de este. Ella tampoco lo dudó, cosa que yo le agradezco enormemente. Podía haber extractado sus generosas palabras y así poder integrarlas en este narración, pero una vez visto su escrito y el entusiasmo de sus palabras, decidí plasmarlo tal como ella me lo envió. Gracias, Raquel:
Para empezar, contarte que la iniciativa no fue originalmente mía. Me inspiré en otros grupos que ví por Internet sobre León, Burgos… más bien sobre capitales de provincia. Y se me ocurrió que sería buena idea hacerlo de Guardo. Que sea un pueblo no quiere decir que tenga menos historias que contar que una gran ciudad. Guardo “guarda” mucha historia, valga la redundancia. Se han dado multitud de acontecimientos sociales en nuestra villa, muchos de los cuales yo desconocía. El hecho de que el grupo sea tan variopinto, en cuanto a edad de sus miembros, ofrece otra visión que muchos jóvenes no tenemos de nuestro pueblo. No podemos conformarnos con conocer el Guardo de hoy, porque Guardo también fue el pueblo que un día vio crecer a nuestros abuelos, a nuestros padres... Recorrer las décadas de su esplendor, a través de las anécdotas que cuenta la gente del grupo, es algo maravilloso, para los que no hemos podido conocer el Guardo que un día fue. Empezó con esa idea, la de recordar todo lo que se ha vivido en el, sus gentes y sus historias. Los que hemos crecido allí, hemos nacido con el sentimiento de orgullo de haber nacido en un pueblo que prosperó muchísimo en los tiempos más difíciles y que a día de hoy lucha por mantenerse. Me encanta que la gente siga escribiendo en el grupo, aunque la temática se vaya desviando un poco del fin con el que surgió. Y me encanta aún más, que la gente siga recordando con cariño el pueblo, a pesar de ya no vivir en el. Creo que lo que nos une es la sensación de que Guardo nos ha dado, más de lo que jamás podremos devolverle. Y es que nos ha dado los mejores años de nuestra vida (o por lo menos para mi).
En otro orden de cosas, definitivamente y en muy pocos días, Guardo volvió hacer méritos para alzarse de nuevo con el galardón de pueblo más conectado, reconocimiento que la villa ya obtuvo en 2010 de la Fundación Antena 3, gracias a la apuesta decidida de sus gentes por la Nuevas Tecnologías. No en vano, en este grupo de Facebook, se han generado miles de publicaciones, que narran, incluso a veces cronológicamente, acontecimientos pasados ya olvidados en la memoria, lógicamente por mi parte es imposible plasmar todas y cada una de estas publicaciones en esta sencilla y humilde edición de libro-blog. Pero todo tiene solución, me apoyaré tecnológicamente en el blog que da el nombre a esta nueva iniciativa.


En definitiva, Raquel encarna, para mí, el auténtico espíritu que he querido plasmar en mi trilogía “En la red está tu oportunidad”. Es un claro ejemplo de como con imaginación, ganas e ilusión, los proyectos, todos, salen adelante. Esto mismo que aquí escribo, lo podemos transpolar a cualquier otra actividad de nuestra vida diaria y cotidiana, no te quepa ninguna duda. Enhorabuena, Raquel, por rescatar del baúl -más tecnológico y social- de los recuerdos el espíritu más y más Guardense de todos los que compartimos este excepcional lema: 

“Ven a Guardo que te aguarda”.



Próximo capítulo
¿GALLINERO O BUTACA?

“Tú no eres de Guardo si no compraste entradas de “Gallinero o de Butaca” para ver la peli del domingo por la tarde en los cines Bravo o Valdehaya”. 


En la red está tu oportunidad - 3. Seguro que tú si que eres de Guardo (capítulo II)

Tú seguro que sí eres de Guardo

Tú no eres de Guardo si no… por ejemplo... has comentado en el grupo de Facebook creado para tal fin a golpe de “faces” (textos personales y colectivos con mini recuerdos en 140 caracteres… o menos), textualizando al más puro estilo adoptado por la popular red social y rival de Facebook, Twitter. Tú no eres (…) es un grupo de carácter abierto en Facebook, activado por Raquel León, que ha generado un extraordinario movimiento socio virtual entre varios cientos (más de un millar) -de momento- de Guardens@s localizados geográficamente en cualquier parte del mundo, pero hay que decir, en este caso concreto, que todos y cada uno de los participantes ostentan un denominador común: el amor a su pueblo, a sus gentes y, por consiguiente, a sus propias raíces.


Las redes sociales son una poderosa herramienta de socialización, ahora ya si que no me cabe ninguna duda. Por ello, seguramente, Raquel, convencida de la poderosa atracción que ejerce la red social sobre las diferentes tipologías de seguidores en el estricto sentido de compartir experiencias, anécdotas, fotografías, documentos etc., tuvo la extraordinaria idea de poner en marcha este grupo de amigos Guardens@s en la más famosa red social del momento, Facebook. 

Es verdad que este tipo de iniciativas recorren de norte a sur y de este a oeste toda la geografía nacional a velocidades de auténtico vértigo. No es momento de buscar el germen inicial de este tipo de eventos que, sin duda alguna, pueden brotar simultáneamente y confluir en varios puntos a la vez, o en su caso, por qué no decirlo, incluso simultáneamente. Aun así, es muy oportuno agradecer a Raquel los buenos momentos que hemos pasado delante de la pantalla de nuestro móvil, algunos, y del ordenador, otros, lanzando Facerecuerdos al océano virtual de nuestro tiempo pasado gracias a la creación de este ingenioso grupo. 

Casi sin tiempo para darnos cuenta y en breve espacio de tiempo -prácticamente en los primeros siete días de su activación-, el grupo ya contaba con más de un millar de miembros activos; una considerable y nada desdeñable cantidad de usuarios dentro del movimiento Facebook, primordialmente Guardens@s y al que se iban uniendo exponencialmente más y más amigos de los primeros amigos… y de los amigos de aquellos primeros amigos Guardens@s (valga la redundancia) que formaron parte inicialmente de lo que ya se había convertido en una novedosa y tecnológica forma de escribir “una nueva y singular historia Guardense”. 

Y lo más inaudito de todo, todo ello (me reafirmo de nuevo), contado con pequeños micro mensajes, que permitían a los miembr@s del grupo relatar pequeños pero intensos trazos de historia, rescatados de la memoria de cada cual… de “allá” adónde estuviesen almacenados.

Es posible que aún no seamos conscientes de la trascendencia, que en términos sentimentales, puede provocar la creación de dicho evento entre la comunidad Guardense. Asimismo, es difícil hacerse una idea clara de en qué derivará tantos y tantos “Facerecuerdos” expresados voluntariamente y en ocasiones impulsivamente tecleados desde los ordenadores o móviles que, hoy, cada uno de nosotros, tenemos a nuestra disposición. Pero, en mi caso, yo sí tengo claro una cosa, las redes sociales socializan y sensibilizan a las personas ante un sentimiento común; consiguiendo plasmar en este ámbito y con gran facilidad una nueva forma de entender la Sociedad de la Información, al servicio del recuerdo de los demás. Una Sociedad de la Información y del Conocimiento, como vengo defendiendo constantemente, más libre, más versátil, más homogénea… sirviendo, en este caso, de soporte tecnológico irrenunciable para unir lazos, acercándonos, aún más, a todos y cada uno de los que compartimos recuerdos comunes en el tiempo, unidos ya para siempre por un mismo objetivo.


Esta es una de las grandes posibilidades que Facebook ha puesto a disposición de sus usuarios: la creación de grupos abiertos para compartir y poner en común todo tipo de información… sin lugar a dudas, por y para sus usuarios. En realidad, técnicamente, la creación de un grupo en esta red social es muy sencilla. No es el momento de hacer una descripción técnica del mismo, pues no viene al caso y en mi blog habrá oportunidad para ello y algo más. 

Pero sí quiero hacer una mención expresa al buen acierto de este grupo, derivado en lo relativo a lo complejo que es acertar en la temática, concepto y usuarios a los que va dirigido el evento en cuestión, pues es verdad que diariamente se crean miles, más bien yo diría cientos de miles de grupos en las redes sociales, que son abandonados por sus usuarios a los pocos días de pertenecer a ellos, al darse cuenta sus usuarios y ser plenamente conscientes de que no cumplen las expectativas para lo cual fueron creados. 

Pero en este caso, Raquel acertó. Conjugó a la perfección, para disfrute de sus posibles usuarios, lo que cualquier persona quiere encontrar en este tipo de redes: recuerdos, sentimientos, tecnología y, sobre todo, una nueva forma de reencontrarse con amigos comunes y, a la par... con los tiempos vividos. En este caso, todo ello unido a un sentimiento común: “Guardo gusta”.

Pero dicho esto, empezó a surgirme la duda -no sé si transcendental- sobre lo que en cientos de ocasiones he escuchado durante mis intervenciones de carácter tecnológico: “Eduardo… cuándo serás consciente de que Internet no llega a todo el mundo”. Aunque cada día que pasa estoy más convencido de que la red llegó, hace ya muchos años, para quedarse definitivamente entre nosotros. Pero también es verdad, que no hay información que se precie si no llega adecuadamente a todas las personas interesadas. Por dicho motivo, me puse manos a la obra… y me lié de nuevo, una vez más, la manta a la cabeza… 


Inmediatamente fui consciente de que el proyecto activado por Raquel merecía la pena que fuera plasmado en los habituales medios tradicionales: el libro impreso. Pues de esta forma, conseguiría llegar, sin duda alguna, a prácticamente la totalidad de los habitantes de nuestra localidad que estuvieran interesados en seguir los dichos y andanzas del ingenioso grupo. Y aquí estamos de nuevo, con el ánimo intacto para contar humildemente, y desde un nuevo punto de vista, los añorados recuerdos de las gentes de nuestro pueblo. Una villa cuya denominación ostenta el lujo de derivar de las sucesivas transformaciones, en el tiempo, de los hermosos vocablos: “la Boca de las Alturas”, Guardo.

Yo quiero agradecer, con sinceridad, a Raquel su acierto al crear para Guardo y sus gentes esta iniciativa. Un evento social y virtual en la más popular de las Redes Sociales del momento, que me ha inspirado para crear esta historia… Un relato construido a través de estos pequeños “Facerecuerdos”, capturados del grupo a golpe de impresión de pantalla. Sin Raquel y sin los miembros del grupo esto no sería posible. Este libro no tiene ningún sentido sin ellos. Ellos son básicamente toda la bibliografía en la que me he basado para construir este texto. Han conseguido ser mi memoria activa, cuanto menos hasta donde yo ya la había perdido, en algunos casos; o historias que desconocía por efecto del tiempo y no llegaban ya mis recuerdos y añoranzas, en otros. Son ellos los que han escrito esta Historia con mayúsculas, yo simplemente la he intentado adaptar a este formato, pues cada unos de los “Facerecuerdos” que iba leyendo del grupo, inundaban mi memoria de otros nuevas anécdotas acontecidas en el tiempo en mi vida y, por consiguiente, cada vez más fuertemente, causaban en mí la necesidad imperiosa de plasmar todo ello en este relato.


Quiero pedir disculpas si no consigo plasmar adecuadamente todos y cada uno de los mensajes que se han sucedido a lo largo de los días en el grupo abierto por Raquel. Pero la labor no ha sido fácil, ha sido ardua, muy ardua, está mal que yo lo diga, lo sé. Pero el sistema utilizado por Facebook, precisamente, no se caracteriza por facilitar adecuadamente el rescate de publicaciones ancladas en lo que ellos mismos denominan línea del  tiempo personal o colectiva. 

Aun así, quiero transmitir mi agradecimiento también a todos y cada uno de los miembros del grupo que han enriquecido con sus mensajes este relato y de los cuales no he podido insertar su correspondiente captura de pantalla, lógicamente por motivos de espacio. En este sentido, decir que en algunos casos por ser extemporáneos a mis “momentos” vitales. Pero quiero indicarles asimismo, que la lectura de sus relatos me ha servido para perfilar y dar forma a este texto.

La historia de un pueblo no solo la escriben los grandes narradores. En la era digital también la escriben los recuerdos emanados de la memoria viva de sus gentes. El “narrador de lo digital” solo tiene que ordenarlos. Esa ha sido mi labor, rescatar todos los mensajes posibles del sistema y, a través de ellos,  poner en valor a personas, circunstancias, lugares y anécdotas que, por sencillas que sean, tienen un gran calado cultural, tradicional y sentimental. Es una perfecta ocasión para recordar lugares emblemáticos tan característicos como nuestros antiguos cines, confiterías, kioskos de chucherías, establecimientos comerciales de ultramarinos, salas de ocio, parques, antiguos colegios, etcétera.

En este aspecto, en muchas ocasiones me habrás escuchado comentar: los Guardens@s tienen un especial talento para las nuevas tecnologías. No tengo ninguna duda, las redes sociales vertebran, acercan y consiguen un movimiento digital, focalizado en un mismo punto en común; un movimiento transversal que iguala por la base y consigue que a sus usuarios les sea más llevadera la distancia y añoranza por su pueblo, hace más fácil… pero que… mucho más fácil dicha añoranza...


Para mí, encontrar este grupo en las redes sociales fue toda una satisfacción. Inmediatamente,  me auto generó un sentimiento, especialmente encontrado entre los recuerdos y los momentos vividos en Guardo… en mi infancia, adolescencia, juventud y, también, por qué no, en los momentos actuales. Es curioso... prácticamente todos tenemos recuerdos en común… como si fuera parte de una misma historia vivida colectivamente.

Y más curioso es aún que, en un intenso fin de semana de un “frío” mes de Julio, se estaba escribiendo -tal vez sin saberlo hasta ese preciso momento-  la historia viva de las gentes de Guardo con trazos de oro llenos de sentimientos narrados a flor de piel, melancolía y entusiasmo en estos mini relatos virtuales… y como novedad… a través de las redes sociales. 

Cada cual aportaba su pequeño recuerdo, a su manera y forma libre de expresarse, sin pararse, en algunos casos, a mirar en la “forma”, pues la prioridad del momento era su hondo contenido… frases que salpicaban las pantallas de los demás componentes del grupo, intentando la supervivencia de sus palabras, convertidas ya en ese mismo instante en imborrables Facerecuerdos, Todo ello, dentro de un maremágnum de bites que chapucean en un enorme océano en esta inmensa aldea global y digital. Mini relatos escritos a golpe de teclado que, en algunos casos, procedían de cualquier lugar o punto de la geografía mundial.

Sí, como lo oyes, hay Guardens@s repartidos a largo y ancho de este insólito mundo. No es extraño encontrarte a algún paisano en cualquier lugar del mundo que, por motivos profesionales e incluso algo más lúdicos, estés visitando. Se producen encuentros con significativos hermanamientos entre conocidos -aunque solo sea de vista- verdaderamente emotivos en los lugares más insospechados del mundo. ¡Y qué momentos!, ¿verdad? Quién no se ha encontrado con algún vecino y en dicho encuentro no se ha parado a charlar animádamente con él y empezar a narrar con desatado y desmedido entusiasmo las vicisitudes acontecidas en su vida, lejos de su tierra natal, como si no nos hubiéramos visto nunca. Cuanto menos curioso, muy curioso.


En definitiva, por esto… por otras… por más razones…, por las comentadas anteriormente con más o menos entusiasmo… por sus gentes… por sus lugares… por sus personalidades… por los que están fuera… por los que se han quedado… por los Guardens@s… por sus visitantes… por nuestra historia… la oficial y la no tanto, y por muchas de las aventuras vividas, en ocasiones… algo noveladas… narradas a continuación en este libro; por todo ello, y por lo que, como bien dice mi buen amigo, Jesús María Villadangos (Mari el de la imprenta): 

“Orgullosos de ser de Guardo”.


El poder de las Redes Sociales


El poder de las Redes Sociales.

Ya no me cabe ninguna duda, si es que alguna vez tuve alguna. El primer fin de semana de este mes de marzo, he podido constatar el auténtico poder de convocatoria que tienen las Redes Sociales. Y en este caso concreto, el poder de los grupos sectoriales de Facebook. En Facebook, los grupos son unas de las características más importantes de esta red social, cuanto menos en mi humilde opinión. Es verdad que hay grupos para todos los gustos, pero también es verdad que hay grupos que ostentan un gran calado cultural y, por consiguiente, son y se convierten un gran medio de transmisión para divulgar las excelencias... de las que en mi querida provincia de Palencia estamos bien amueblados.

Facebook no es simplemente una ventana indiscreta en la que asomarnos de vez en cuando para observar las variopintas publicaciones de nuestros "amigos". Es mucho más que eso, es un lugar de encuentro en donde compartir aficiones, ideas, iniciativas, eventos, etc., y exponer nuestras aportaciones, pues para ello se crearon los grupos de Facebook, y por eso mismo, tal vez, sea la característica más interesante que nos proporciona el gigante de las redes sociales.

En este caso concreto, quiero exponer un buen ejemplo de lo que anteriormente he comentado: el "I Encuentro Castilla y León Románica". Este evento consiguió atraer a nuestra provincia a más de 60 personas procedentes de toda la geografía nacional. Enamorados del románico en toda su extensión, que disfrutaron del enorme patrimonio que nuestros pueblos conservan y con orgullo mantienen. Es impresionante encontrarte, en poblaciones que no superan los 100 habitantes, iglesias, conventos, ermitas, monasterios, etc., que a su vista te dejan sin respiración. Fueron tres días intensos, en mi caso el sábado completo, un fin de semana de auténtico lujo recorriendo, en unas jornadas maritonianas, nuestro extentísimo patrimonio. Habrá que repetir, pues ‪#‎Palencia‬ es un gran museo al aire libre. y, por supuesto, muchas gracias al Diario Palentino por hacerse eco publicando el excelente reportaje de Marta Redondo. Gracias de nuevo, por su apoyo y divulgación.

Barrio de Santa María. Ermita de Santa Eulalia

Emprendemos, la app para nuestros emprendedores



Hace una temporada escribí en este mismo blog sobre las iniciativas puestas en marcha por el Instituto de la Juventud de España (Injuve), con el fin de potenciar el desarrollo empresarial a través de las iniciativas creadas por los emprendedores. En dicho artículo, en su día, comenté una de estas ideas, que un tiempo después ha tenido una muy buena acogida : la red social Emprende XL:

"""La nueva red social EMPRENDE XL del Instituto de la Juventud de España, Injuve, es una plataforma, dinámica, ágil y moderna, que pretende fomentar la cultura emprendedora entre los y las jóvenes, y constituirse en un entorno que les sirva de referencia y apoyo para nuevos proyectos de emprendimiento. Esta Red, a la que se puede acceder a través de la dirección www.emprendexl.es permitirá compartir ideas, acceder a formación gratuita, contar con el asesoramiento de expertos y las experiencias de otros emprendedores, así como entrar en contacto con fuentes de financiación públicas y privadas para hacerlas realidad."""

Pues bien, ahora el Injuve nos presenta una nueva app interactiva, destinada a jóven@s emprendedor@s, en la que encontraremos diferentes recursos para acceder a la información relativa a subvenciones, empleabilidad, formación e incluso a nuevas fuentes de financiación.

La app es muy útil y fácil de utilizar. Tiene un diseño moderno, muy cuidado y realizado con esmero. Consta de varias secciones: "Emprendemos con éxito", "Conversaciones con emprendedores", "Guía de recursos", "Nuevas soluciones on-line", así como apartado destinado a noticias, actividades, formación, etc. Por supuesto, esta app contiene todas las funciones necesarias para compartir toda esta información a través de nuestras redes sociales.

En definitiva, una nueva app claramente destinada a sembrar y cultivar el germen emprendedor en nuestra sociedad. Un lugar de encuentro ideal para plantear nuestras ideas y compartirlas con personas comprometidas con el mundo empresarial. Un ejemplo claro de que:

"La innovación y la creatividad, también tienen cabida en la red".

Descárgate ya la aplicación y empieza a emprender:

http://injuve.aplicacionesmnsi.com/

Más información:

http://www.injuve.es/empleo/noticia/app-emprendemos


La nube... de Google, gratis, claro


"""¿Qué es esto de la “La Nube”? 

Sí, lo sé, estarás pensando, ¿qué tienen que ver las nubes con la informática? Llegado a este punto, entiendo que opines que el que está en una nube… soy yo. 

Intentaré explicarme sobre el concepto de nube en el argot informático. Espero conseguir con ello que no tengas esa impresión de mí. Es verdad que, en ocasiones, nos empeñamos en buscar términos con un aire “chic” de cierta modernidad para definir los servicios de las nuevas tecnologías. ¿Suena mejor “Cloud Computer”? Puede ser, pero a mí no me sale esto de importar anglicismos, menos aún, cuando debemos presumir de tener uno de los idiomas más rico y variado en vocabulario. 

La definición en este caso de “La Nube” se adapta perfectamente a lo que realmente quiere describir. ¡Ni  más ni menos, lo que estás pensando! Efectivamente, todos nuestros archivos están: ¿”en la nube”? Lo intentaré explicar de una forma sencilla y detallada.

Uno de los pilares básicos para mantener y progresar en nuestro estado de bienestar, es aumentar nuestra productividad y mejorar significativamente nuestra eficiencia. Gestionar adecuadamente los recursos que están a nuestra disposición, es una tarea primordial en nuestro día a día. En este punto, estoy convencido de que no sobra nadie, simplemente estamos obligados a incrementar nuestra excelencia en el trabajo y quehacer diario.

Pero no quiero ser agorero. Para estas cuestiones que parecen tan complejas, disponemos de las nuevas tecnologías. Nunca antes la sociedad había dispuesto de tan-tas aplicaciones destinadas a mejorar nuestro rendimiento. Herramientas que nos ayudarán a ser más eficientes en nuestro día a día."""

Así iniciaba el capítulo dedicado a la nube en mi primer libro-blog, "En la red está tu oportunidad". Un capítulo que a mi entender tiene un fundamento realmente interesante, pues el tema tratado nos abre enormes posibilidades para la realización de nuestro trabajo ofimático en equipo y además gratis. Sé perfectamente que el gigante de la red tiene entre los usuarios de esta gran maraña de bites, tantos detractores como tal vez seguidores. Pero esto no le resta ni un ápice de interés a todas y cada una de las aplicaciones que Google pone a disposición de los Internautas. De hecho, el gigante de la red se esmera día a día en adaptar sus aplicaciones para que su uso sea cada vez mucho más fácil y sencillo de utilizar.

Aún recuerdo los parcos diseños que implantaba a sus aplicaciones y que caracterizaba a esta gran multinacional de Internet. Que decir tiene, que esto aún lo podemos ver en la sencillez de diseño de su aplicación más reconocida: el buscador. Pero su evolución ha sido espectacular, apostando ahora por aplicaciones sencillas, muy funcionales y con un diseño muy cuidado. Drive es una prueba de ello... y lo más importante de todo. es inmensamente útil. Espero que le saques el provecho que se merece.

Por el momento, aquí te dejo el vídeo-curso. Disfrútalo y suerte.

Vídeo-Curso sobre "Drive" (puedes seguirlo a pantalla completa activando el modo HD):

Google Earth Pro, ahora toda su potencia cartográfica... gratis


Hasta ahora, los usuarios aficionados podíamos acceder a Google Earth sin necesidad de ningún tipo de restricción, en cuanto al uso de las herramientas que esta aplicación dispone en su panel de control para gestión de la cartografía habitual. Pero dicho esto, de esta forma tan peculiar, no te asustes, en este sentido, todo sigue y parece que seguirá siendo igual. ¿Entonces... a que viene tanto cuento?, te preguntarás. Pues bien, ni más ni menos lo digo en relación a la excelente noticia que, ayer mismo, 30 de enero, Google comunicaba en su particular blog: Google Earth Pro es ahora gratis.

En realidad, hay que matizarlo un poco, pues lo que Google ahora nos ofrece, es acceder a ciertas funcionalidades que en teoría son de carácter más profesional y que hasta ahora eran de pago. Características que solo estaban disponibles para usuarios muy avanzados y que estos podían utilizar para sus trabajos profesionales.

En este aspecto, entre algunas de las interesantes funcionalidades adicionales que incluye Google Earth Pro y que ahora son de carácter gratuito, podemos encontrar las siguientes:

- Posibilidad de hacer mediciones de edificios en 3D.
- Impresión en alta resolución de imágenes, ideal para incluir en nuestras presentaciones y una buena oportunidad para el turismo y promoción de nuestro patrimonio.
- Grabación de nuestros propios vídeos de vuelos virtuales en HD, como si de un buen "dron" se tratara, de esto ya comentaremos más adelante.

¿Pero cómo hago para aprovechar toda la potencia de esta iniciativa?

Realmente es muy sencillo, aunque requiere de un registro previo en la aplicación Google Earth Pro. La verdad que no es ningún inconveniente, en primer lugar solo tienes que acceder a este enlace y registrarte:

Para el registro no te piden ningún dato extravagante, simplemente tu correo electrónico, que servirá de nombre de usuario para acceder una vez instalada la aplicación, tu nombre y apellidos, empresa, número de teléfono y país. Al momento, los chicos de Google te envían un correo electrónico con tu clave de licencia, que debes de guardar y conservar, y unas simples pero eficaces instrucciones de instalación de la aplicación. Ahora solo te queda descargar la aplicación a tu ordenador... y a disfrutar por este nuevo mundo virtual.

Descarga de Google Earth Pro:



Un ejemplo sencillo:

video

En la red está tu oportunidad - 3. Seguro que tú si que eres de Guardo (capítulo I) Antes de empezar



Antes de empezar

Facebook, no he podido encontrar mejor motivo, y excelente excusa como buen recurso literario base, con el que poder culminar la tercera parte de la triología del libro-blog: "En la red está tu oportunidad”; tres diferentes y variadas publicaciones que, a su vez, entrañan diversos temas de ámbito tecnológico.  Con esta nueva publicación, daré por cerrada esta serie de libros-blogs con un tema realmente añorado por este humilde bloguero y que siempre ha rondado en mi cabeza: “escribir sobre las vivencias y andanzas de la gente corriente de mi pueblo”; lugareños, que no por ser personas humildes y muy, pero que muy trabajadoras, dejan de ser extraordinariamente importantes para mi, convirtiéndose en protagonistas de excepción de la historia cotidiana y colectiva de mi pueblo: la Villa de Guardo. Y mira por dónde, las redes sociales me han brindado una extraordinaria ocasión. Este nuevo relato, con el que doy por finalizada esta trilogía - y que solamente publicaré, semana a semana o mes a mes, quién sabe, en este blog-, es mi humilde y sincero homenaje a todos y cada uno de ellos. 

Redes sociales, tecnología y convivencia social, coexisten en perfecta simbiosis en nuestra sociedad. Acercan a las personas, realzan y afloran los sentimientos más sensibles y profundos, sobre todo los compartidos. Las redes generan en los usuarios un estado común de sintonía y proximidad ante situaciones y anécdotas colectivas que, curiosamente, e independientemente de la situación actual y personal de cada individuo y sin tener en cuenta la geolocalización de cada uno de los usuarios de dichas tecnologías, les ofrece un nuevo e indescriptible sentimiento de vecindad, aunque sea solamente virtual, difícil de explicar. 

Sin embargo, y a pesar de la difícil situación en la que nos encontramos, posibilitan no solo una intensa comunicación entre sus usuarios, sino que, además, generan con su universalización una extraordinaria ocasión de revivir, con los recuerdos... viejos y añorados, tiempos vividos en común… a veces ya pasados… a veces no tan alejados de nuestra cotidiana realidad. Pero en cualquier caso, son recuerdos que nos acercan un poquito más a todos y cada uno de los que compartimos objetivos comunes.

Los recuerdos van por barrios… en este caso, por tramos de edad. Una de las conclusiones más interesantes que nos aportan, y que a su vez define perfectamente a los grupos creados en Facebook que aquí voy a relatar, es la perfecta sintonía -entre usuarios- en la inserción e intercambio en el muro digital desarrollado por Facebook de nuevas publicaciones y comentarios que en ocasiones estaban adormecidos pero aún vivos en nuestra memoria. Estos recuerdos, curiosamente compartidos entre diferentes sectores de usuarios intergeneracionales, emanan con extraordinario orgullo y sentimiento común; delatando, a veces sí, a veces no, la simple reflexión de que, tal vez… tiempos pasados fueron mejores…

Estamos cautivos de nuestra mirada... casi siempre revisada atrás en el tiempo. Rebuscamos en nuestro polvoriento baúl de memorias, viejas historias, lugares, momentos, amigos, anécdotas, palabras, frases, etc., que nos alivien la cruda y pesada tarea diaria; añadiré que, seguramente, en muchas de las ocasiones, bajo la única e impasible presencia del teclado de nuestro ordenador o del sistema táctil de inserción de datos de nuestro móvil. Interfaz físico y virtual que, sin duda alguna, se convierte en testigo de excepción, aunque solomente sea por unos escasos momentos, de  vivencias y recuerdos del pasado... que denominaré, solo por esta vez y exclusivamente para esta publicación: “Facerecuerdos”

Es de justicia mencionar en este texto a Jaime García Reyero, narrador de excepción de nuestra Villa. D. Jaime no es exclusivamente parte incontestable de la sociedad Guardense gracias a su laureada trayectoria laboral y profesional como buen “maestro de escuela” en buena parte de la segunda mitad del pasado siglo XX -es unánime esta descripción en todos y cada uno de los Facerecuerdos que se refieren a él… soy testigo de ello-, sino que es también, a su vez, su más ilustre escritor.

Sus libros, en simbiosis con él, forman parte imprescindible de la “Historia Escrita” con mayúsculas de la Villa. En verdad, tengo que decir, que ha situado el listón muy alto… lo tengo claro, para mí, inalcanzablemente alto. No hay dato, anécdota, lugar, paraje, suceso, en definitiva, historia Guardense que él no haya narrado magistralmente. Su maestría con las letras no ha dejado hueco para la improvisación. Si necesitas documentación sobre la localidad… ahí está la bibliografía de Jaime, en mi caso particular, es mi mayor fuente de estudio. Qué decir de sus excepcionales obras: “Guardo, sus gentes y su Historia”, “Guardo, sus nombres y sus hombres”, “Guardo, crónica de una década para la Historia (1930-1939)”, o su última publicación hasta el momento: “Historias singulares de Guardo”. 

Antes de que las nuevas tecnologías inundaran todo por doquier, facilitando enormemente la posibilidad de documentarse ofreciendo a través de medios virtuales, como los blogs, la oportunidad de escribir en la red, Don Jaime, con máquina de escribir al uso y en el sencillo escritorio de su despacho de la Avenida de Asturias, trazaba magistralmente con su saber, rigurosidad e imaginación, la histórica línea del tiempo de Guardo. Es el mago por excelencia de la historia Guardense, lo ha conseguido hilvanando palabras, frases y párrafos con el fin de perpetuar en el tiempo, y para siempre, la vida de sus gentes. Gracias, Jaime, mi admiración y respeto hacia ti es absoluto.

Otro de mis sinceros reconocimientos, se le quiero expresar a Don Quirino Fernández Fernández, sacerdote de la Orden de San Agustín. Don Quirino es hermano de uno de las más ilustres personalidades de nuestra Villa: Don Emilio Fernández Fernández, uno de los médicos por excelencia de la localidad y una de las personas más recordadas en estos Facerecuerdos. El padre Quirino nació en Corcos (León) en 1919 -cuánto me gustaría se recordara  en el 2019 el primer centenario  de su nacimiento-. Estudió historia de la Iglesia en Roma. Murió joven, desgraciadamente muy joven, a los 65 años de edad, en 1984. La muerte le sorprendió preparando el segundo libro sobre la historia de Guardo, según cuenta su hermano, Don Emilio, en una entrevista realizada por la revista “El Quinqué”. Pero dejó una enorme impronta en Guardo con la edición de su libro: “El Señorío de Guardo”. Su excepcional trabajo fue galardonado con el primer premio en el “Concurso de Valores Históricos de la Villa de Guardo” en mayo del año 1974. 

Según cuenta en su blog familiar, Ana Fernández Presa, hija de Don Emilio y Doña Carmen, el libro fue escrito por el padre Quirino a instancias de su padre Don Emilio. “Lo escribió mi tío Quirino, sacerdote agustino, a instancias de mi padre. Todavía le recuerdo con los legajos de la iglesia parroquial escritos a mano, ¡y yo admirada de que pudiera leer esas letrujas! También investigó en el Archivo de Salamanca, en el del Vaticano y supongo que varios archivos más. Dedicó mucho tiempo y era un gran historiador y muy minucioso. Creo que Guardo le debe bastante agradecimiento”, escribe Ana, visiblemente emocionada, en un grupo de Facebook.

Dicha obra fue sin duda mi primera aproximación a la Historia escrita y viva de nuestro municipio. Hasta ese momento, yo era uno más de los que asentía, “casi sin pudor”, el erróneo “dicho popular” y aseveración de que Guardo no tenía Historia -por ello, aquí, quiero pedir disculpas-. Craso error. Tal vez el pueblo carezca de patrimonio arquitectónico importante, que, aun así, tener tenemos; valga como ejemplo la valiosa pila bautismal románica -testigo mudo de miles y miles de niños bautizados- ubicada en la Iglesia de San Juan, en la que  además podemos admirar un excepcional ábside. O la sorprendente fachada de la Casa Grande, “La Casona”, emblemático y señorial edificio que a lo largo de su historia ha albergado varias instituciones. Pero independientemente de todo ello, Guardo cuenta con el mejor patrimonio del cual debemos de estar plenamente orgullosos, sus personas. La Villa ostenta un sentimiento común y ancestral que es extraordinariamente importante para sus pobladores actuales, pasados o futuros: la Historia que sus gentes a lo largo de algunos miles de años han dejado escrita con auténticas letras de oro, gracias a su hospitalidad, arduo trabajo y, en muchas ocasiones, sangre, sudor y lágrimas.

Cantamisa del Padre Quirino. (Blog de Ana Fernández Presa)
Gracias a él, cuanto menos descubrí el origen del nombre de Guardo. Su trabajo es digno de las mejores investigaciones para unos... leyendas para otros... Quién no ha leído su relato sobre el topónimo Guardo. Según lo extractado en su más reconocido libro, el nombre de nuestro pueblo -Guardo, para los romanos; Tamaria, para los cántabros- deriva, según escritos del siglo X, de los nombres: “Boardo-Buardo”, lo cual al padre Quirino le induce a pensar que los romanos llamaron a la localidad "Bucca ad ardum" o Boca de las Alturas, “que -cito textualmente- por sucesivas contracciones fonéticas iría pasando a Buccarduum, Bucardum, Bucardo, Boardo, Buardo, hasta terminar en el actual Guardo”. A mí, personalmente, me convence su explicación, cuanto menos me entusiasma, pues le da un cierto aire de prestancia, realmente señorial a nuestra localidad. En definitiva, en honor y reconocimiento a nuestro querido Don Quirino Fernández, te sugiero que te hagas con este importante legado escrito que descubre excepcionales trazos de la Historia de Guardo: “El Señorío de Guardo”.

Quiero dejar meridianamente claro que todos y cada uno de los comentarios insertados en este libro-blog los trataré con absoluto respeto hacia las personas aludidas. Por extensión, y como no puede ser de otra forma, los utilizaré con la única y humilde intención de construir este nuevo relato; todo ello, evidentemente, respetando la particularidad, singularidad y diversidad de cada uno de ellos, por supuesto sin restringir bajo ningún concepto la forma natural de expresión de sus comentaristas y siendo exquisito en el trato con las personas aludidas.

Hasta este momento he defendido siempre con ahínco, la opinión relacionada de que una de las consecuencias sociales conseguida, más directamente relacionada con la intimidad de las personas en el ámbito razonable de la buena utilización de las diferentes redes sociales, es la excelente oportunidad que nos brindan para vertebrar nuestra sociedad en su aspecto más participativo. Este tipo de grupos digitales y virtuales, me reafirman en la idea básica de que la sencilla teoría antes mencionada va mucho más allá de lo que yo imaginaba… Es más, ha producido, independientemente de la edad de sus usuarios, una intensa convulsión y participación social entre las diferentes generaciones que lo comportan. 

En definitiva, es curioso comprobar como perviven en este mini-mundo digital, aunque muy escalonadamente, recuerdos sin importar la edad de sus participantes. Aun así, en mi opinión, sería realmente interesante hacer un perfil más técnico y sociológico del grupo, de esta forma, se podrían organizar más fácilmente los “Facerecuerdos” publicados por sus miembros, y en buena lógica, gracias a este tipo de estudios, este trabajo de campo, que he intentado realizar con la mejor intención posible y que iré publicando en la bitácora que da el nombre a esta trilogía, sería mucho mas riguroso y completo… Pero esto, sin más, lo dejo para los auténticos profesionales en dicha materia. Espero que disfrutes con la lectura de este libro, y recordarte una vez más, como viene siendo habitual, para más información y ampliación me encontrarás en mi blog. ¡Ah! Y gracias por todo, amiguete -como diría el añorado y muy querido hombre genuinamente Guardense, ya desaparecido, Aparicio, el relojero- gracias de nuevo por seguir leyéndome.

Próximamente SEGUNDO CAPÍTULO...



Doble check de "WhatsApp", como siempre los listillos... al acecho


No hay innovación tecnológica que se precie, que no esté al alcance de los de siempre... los listillos. Personas que, abusando de la buena voluntad de los demás, intentan sacar provecho de incautos que creen a "pies juntillas" todo lo que se publica en las redes sociales. En mi caso, no es la primera vez que alerto de los fraudes, bulos, estafas que pululan a su antojo por Internet, de hecho, meses atrás en este mismo blog, ya escribí sobre este tema: "Cuando el bulo se extiende mucho más allá de las redes sociales. Pon color a tu vida".

Pero en este sentido, en España, podemos presumir de contar con auténticos especialistas en "alertas tempranas de seguridad en Internet". Cualquier seguidor en redes sociales de los cuerpos de la seguridad del estado, en el ámbito de la seguridad tecnológica, comprobará inmediatamente como nuestros agentes se esfuerzan en avisarnos fehacientemente de los pillos que intentan hacer su agosto por la red.

En este caso, le ha tocado el turno a la popular aplicación de mensajería instantánea, el popular "WhatsApp", no es la primera vez. Su nueva actualización, que activa el polémico doble check azul que indica que nuestro mensaje ha sido leído por nuestro interlocutor, ya ha sido objeto de aplicaciones que intentan convencernos para instalar en nuestro móvil, presuntas app que desinstalan dicha función. Craso error, pues, en un principio, dicha función no es desactivable. Nos guste o no, esto es así. Si nada o nadie lo remedia, el doble check azul de nuestra pantallita se quedará con nosotros de por vida... bueno, a no ser que decidamos desinstalar de nuestro móvil tan popular app... que va a ser que no. Ya sabes, en este y en otros casos, déjate asesorar por los preservan nuestra seguridad, física o virtual. 

Pero ¿por qué tanta polémica? Cómo un simple doble símbolo de verificación puede generar tanta suspicacia, bien a favor o bien en contra, para que los listillos de turno apuren su tiempo programando apps y así intentar engañarnos. Una simple respuesta: la gran cantidad de usuarios que tiene WhatsApp y el exceso celo por preservar nuestra intimidad es un buen caldo de cultivo para ello. Hay que decir, que todo se debe a la nueva versión 2.11.432 de WhatsApp lanzada para Android, que en realidad afecta a todos los usuarios, unos por acción, otros por omisión, es decir, independientemente de que la hayamos instalado o no en nuestro móvil, el doble check azul ya aparece en nuestras conversaciones, lo habrás comprobado en la última semana. Los que no hayan actualizado a esta nueva versión, conseguirán que los demás interlocultores de sus conversaciones no vean el doble check azul que indica si han leído sus mensajes, pero estos (los que no han actualizado aún) si verán si han leído los mensajes enviados por él de aquellos usuarios que ya la tienen instalada, ¿Es esto un grave problema para la privacidad? La discusión se zanja rápidamente, si no nos gusta, con desinstalar la app... asunto arreglado. No se a que viene tanto problema, y eso sí... deja de instalar chorradas en el móvil que prometen el oro y el moro... del tipo que sean y asunto arreglado.

ACTUALIZACIÓN:

Parece ser que la polémica generada por la imposibilidad de desactivar la opción del doble check azul, que indica al interlocutor que el mensaje enviado ha sido leído, está llegando a su fin. Esto se puede deducir a raíz de las preguntas que WhatsApp está haciendo a los usuarios en su plataforma, relacionadas con las mejoras en las notificaciones entre usuarios. A esperar toca...

La socialización del arte

Monasterio de la Trapa

No hay día que en la red de redes, no descubra una impactante imagen de gran calidad y belleza visual -mayoritariamente del ámbito fotográfico de anónimos usuarios de la red desconocidos para el gran público en general- realizada por auténticos artistas aficionados a la fotografía y, como ya he dicho anteriormente, escasamente reconocidos, cuanto menos, dentro de los medios habituales dedicados a la divulgación de la cultura y el arte tradicional. En este sentido, gracias a las redes sociales, el talento se ha socializado, y ha encontrado en ellas, un camino virtual excelente para la divulgación de esta creaciones artísticas, muchas veces verdaderamente imaginativas. Las redes sociales han hecho aflorar el escondido talento que muchos internautas atesoran, en las diferentes materias de alto perfil artístico. 

Amigos conocidos, y en ocasiones no tanto, que gracias a las redes sociales, de la noche a la mañana, descubres el portentoso talento que ostentan en las variadas disciplinas artisiticas. Portadores de arte en su estado más puro, cuya promoción y divulgación, hasta ahora, estaba reservado solo a unos pocos. Además, en este campo, las nuevas tecnologías han permitido agudizar dicho ingenio. Las cada vez más modernas cámaras digitales y, a su vez, el más potente software de diseño del que hoy disponemos, consiguen que muchos usuarios hagan explotar su creatividad, imaginación y talento, plasmado en imágenes que muchas veces nos sorprenden por su impacto visual.

En este aspecto, gracias a la red, podemos disfrutar de las excelentes imágenes tomadas por Jesús Villadangos, que además de un gran amigo es un gran profesional de las artes gráficas. Imágenes sorprendentes que podemos observar con detenimiento en su magnífico blog: FOTO CUETO

Fotografía de Jesús Villadangos
O de Rubén Fernández Barragán, que es un auténtico artista en el mundo fotográfico con sorprendentes imágenes de la naturaleza en estado puro.

Fotografía de Rubén Fernández Barragan
No puedo dejar de sumar a esta lista a José Antonio Rodríguez Sierra, que cuenta con una excepcional página de Facebook donde muestra sus excelentes creaciones: FANS DE MIS FOTOS

Fotografía de José Antonio Rodríguez Sierra
Y cómo no reseñar en este humilde blog a Hector de la Parte, que la imagen fotográfica la convierte en arte.

Fotografía de Hector de la Parte
Y esto es una simple muestra, una pequeña reseña del arte con mayúsculas. No dejes de visitar sus trabajos y de disfrutar con sus creaciones, te aseguro que sentirás nuevas sensaciones. Y como digo... esto es solo el principio, pues en breve reseñaré más y más talento, en diferentes disciplinas artísticas de la mano de inmensos artistas locales, del enorme nivel de: Oscar Pascasio... Carolina Reguera... Adolfo Arranz.. etc., etc., etc. Ya verás como, aunque sea solo por esta vez, tengo razón.

Atentos a próximas entrada, que en la red está su oportunidad.

AlertCorps, los cuerpos de seguridad en el bolsillo.



En el libro-blog, "En la red está tu oportunidad", escribí sobre el buen hacer de la "Policía" en el uso diario de las redes sociales, y ya en ese mismo texto, sugería la puesta en marcha de aplicaciones que dotaran a los ciudadanos de herramientas, a través del móvil, que garantizarán una cierta sensación de seguridad ante situaciones comprometidas para las personas. Pues bien, me he llevado una grata sorpresa al conocer que los Cuerpos de Seguridad del Estado están trabajando en una excelente app denominada "AlertCorps". Esta aplicación es un servicio de alertas de seguridad ciudadana que "permite, desde un Android, que un ciudadano pueda enviar una alerta, con la posición geográfica, directamente a los cuerpos policiales, de una forma sencilla e intuitiva, con el objetivo de ser atendido de manera rápida y eficiente", según comentan en la web del Ministerio del Interior.

Hay que decir que aún está en fase de proyecto piloto, y solo está disponible en Madrid, Alicante y Málaga hasta que se despliegue definitivamente en todo el territorio nacional, que yo espero que sea cuanto antes y así evitar situaciones que a veces son extremadamente desagradables. "Cuenta con la novedad de enviar la alerta con el posicionamiento GPS que tengamos, directamente al cuerpo policial que entienda en ese lugar, Policía o Guardia Civil. Además, podrás ver el estado en que se encuentre la alerta que hayas enviado". Como ves, los cuerpos de seguridad españoles cada día nos lo ponen más facil. Mi enhorabuena por esta excelente aplicación de las nuevas tecnologías.

Extractado del libro-blog:
"El Cuerpo Nacional de Policía de España es una de las instituciones que gracias a las redes sociales ha logrado empatizar extraordinariamente con sus seguidores “sociales”  -por cierto, en mi  opinión, todos debiéramos adherirnos a su perfil-. Mantienen constantemente actualizadas sus redes y sistemas telemáticos. Ofrecen una comunicación bidireccional con la intención de estar cada vez más cerca del ciudadano. (...)
El CNP no solo posibilita interpelar dudas y cuestiones relativas a la seguridad en sus canales telemáticos. A su vez, pone en valor algo realmente importante y destacado: permite transmitir online denuncias sobre actos delictivos que estén sucediendo en nuestro ámbito más cercano. Por supuesto, esto se realiza de forma absolutamente anónima y segura. Estas iniciativas han convertido a los internautas en los ojos -“Socio-Virtuales”- de los agentes que preservan nuestra seguridad. El CNP es, en mi opinión, un excelente ejemplo de buen uso de estas redes.
Su Twitter 2.0 junto con su Facebook han alcanzado cotas de seguidores de una proporción extraordinaria. Es una de las instituciones del mundo más seguida en redes sociales. Esto no se consigue por casualidad; solamente se logra con trabajo, buen hacer, y lo más importante: “creyendo firmemente en los resultados”. Es un éxito colectivo conseguido gracias a la participación en sus canales digitales de toda la sociedad en general. Espero que, en breve, cuenten con alguna “app” para móvil que permita ampliar, si cabe, estas posibilidades de comunicación con más rapidez y agilidad. Aplicaciones que ofrecerían, a su vez, una comunicación integral con una de las instituciones más prestigiosas a nivel nacional e internacional."
Más información:
Descarga:

 

Don Jaime, el Padre Quirino, y un reconocimiento literario merecido




El sábado, 23 de Agosto de 2014, el Ayuntamiento de Guardo realizó un emotivo reconocimiento literario a dos extraordinarias personalidades de la Cultura, intensamente relacionadas con la localidad. Jaime García Reyero es uno de su más ilustres escritores y, a su vez, narrador de excepción de la historia de la Villa. Pero también, el Padre Agustino Quirino Fernández Fernández forma parte de la Historia Guardense. Su libro, "El Señorio de Guardo", es una de las obras más significativas de nuestra Historia. Por todo ello, yo quiero unirme personalmente a este homenaje:

Es de justicia mencionar en este texto a Jaime García Reyero, narrador de excepción de nuestra Villa. D. Jaime no es solamente parte incontestable de la sociedad Guardense por su laureada trayectoria laboral y profesional como buen “maestro de escuela”, en buena parte de la segunda mitad del pasado siglo XX… -yo soy testigo de ello-, sino que es, a su vez, su más ilustre escritor.

Sus libros, en simbiosis con él, forman parte imprescindible de la “Historia Escrita”, con mayúsculas, de la Villa. En verdad tengo que decir, que ha situado el listón muy alto… lo tengo claro, para mí, inalcanzablemente alto. No hay dato, anécdota, lugar, paraje, suceso, en definitiva, historia Guardense que no haya ya narrado magistralmente. Su maestría con las letras no ha dejado hueco para la improvisación. Si necesitas documentación sobre la localidad… ahí está la bibliografía de Jaime. Qué decir de sus excepcionales obras: “Guardo, sus gentes y su Historia”, “Guardo, sus nombres y sus hombres”, “Guardo, crónica de una década para la Historia (1930-1939)”, o su última publicación hasta este momento: “Historias singulares de Guardo”. Antes de que las nuevas tecnologías inundaran todo por doquier, facilitando enormemente la posibilidad de documentarse y abriesen a través de los blogs la oportunidad de escribir en la red, D. Jaime, con máquina de escribir al uso en el sencillo escritorio de su despacho de la Avenida de Asturias, trazaba prodigiosamente con su saber, rigurosidad e imaginación la histórica línea del tiempo de Guardo; hilvanando palabras, frases y párrafos, con el fin de perpetuar en el tiempo y para siempre, la vida de sus gentes. Gracias, D. Jaime, mi admiración y respeto hacia ti es absoluto.

Otro de mis sinceros reconocimientos, se le quiero expresar a D. Quirino Fernández Fernández, sacerdote de la Orden de San Agustín. El Padre Quirino es hermano de uno de las más ilustres personalidades de nuestra Villa, D. Emilio Fernández Fernández, uno de los médicos por excelencia de la localidad, ambos ya  fallecidos. El padre Quirino murió joven, a los 64 años de edad, en 1984, pero dejó una enorme impronta en la Historia de Guardo con la edición de su libro: “El Señorío de Guardo”. Su trabajo fue galardonado con el primer premio en el “Concurso de Valores Históricos de la Villa de Guardo” en mayo del año 1974. 

Según cuenta en su blog familiar, Ana Fernández Presa, hija de Don Emilio y Doña Carmen, el libro fue escrito por el padre Quirino a instancias de su padre, Don Emilio. “Lo escribió mi tío Quirino, sacerdote agustino, a instancias de mi padre. Todavía le recuerdo con los legajos de la iglesia parroquial escritos a mano y yo admirada de que pudiera leer esas letrujas. También investigó en el Archivo de Salamanca, el del Vaticano y supongo que varios archivos más. Dedicó mucho tiempo y era un gran historiador y muy minucioso. Creo que Guardo le debe bastante agradecimiento”, escribe Ana, visiblemente emocionada, en un grupo de Facebook.

Esta obra fue sin duda mi primera aproximación a la Historia escrita del municipio. Hasta ese momento, yo era uno más de los que asentía, “casi sin pudor”, el erróneo “dicho popular” y aseveración de que Guardo no tenía Historia -por ello, aquí, quiero pedir disculpas-. Craso error. Tal vez el pueblo carezca de patrimonio arquitectónico importante, que, aun así, tener tenemos; valga como ejemplo la valiosa pila bautismal románica ubicada en la Iglesia de San Juan, testigo mudo de miles y miles de niños bautizados. O la excepcional fachada de la Casa Grande, “La Casona”. Independientemente de todo ello, Guardo cuenta con el mejor patrimonio del cual debemos de estar plenamente orgullosos: las personas. Ostenta un sentimiento ancestral que es extraordinariamente importante para sus pobladores actuales, pasados o futuros: la Historia que sus gentes a lo largo de más de mil años han dejado escrita con su hospitalidad, trabajo, y, en muchas ocasiones, sangre, sudor y lágrimas.

Gracias a él, cuanto menos, yo, descubrí el origen del nombre de Guardo. Trabajo digno de las mejores investigaciones... para unos, leyendas... para otros. Quién no ha leído su relato sobre el topónimo Guardo. Según lo extractado de su más reconocido libro, el nombre de nuestro pueblo -Guardo, para los romanos; Tamaria, para los cántabros- deriva, según escritos del siglo X consultados por él, de los nombres: “Boardo-Buardo”, lo cual al padre Quirino le induce a pensar que los romanos llamaron a la localidad "Bucca ad ardum" o Boca de las Alturas, “que -cito textualmente- por sucesivas contracciones fonéticas iría pasando a Buccarduum, Bucardum, Bucardo, Boardo, Buardo, hasta terminar en el actual Guardo”. A mí, personalmente, me convence su explicación, cuanto menos me entusiasma, pues le da un cierto aire con prestancia señorial a nuestra localidad. En definitiva, en honor y reconocimiento a nuestro querido D. Quirino Fernández, te sugiero que te hagas con este importante legado escrito, que descubre excepcionales trazos de la Historia de Guardo. “El Señorío de Guardo”.

Fotos de Mari Paz Brugos

- Puedes compartir lo que necesites. Estoy en la red desde 1998 - Comparte - Eduardo Gutiérrez Pérez - Con tecnología de Blogger - Blog modificado por Eduardo Gutiérrez Pérez sobre una plantilla de btemplates- y promocionada por btemplates. Crédito de la plantilla Johanes Djogan Mi reconocimiento a Johanes Djogan - Modificada, rediseñada y traducida por Eduardo Gutiérrez Pérez-