A veces los derechos sobre la propiedad intelectual de los contenidos digitales que encontramos en Internet, nos traen de cabeza. En este sentido, entramos en un tema que jurídicamente para los profesionales en la materia está perfectamente definido. Sin embargo, para el usuario normal es bastante más complejo de lo que parece y conviene preservar adecuadamente.

En Internet no todo vale. Hay que procurar ser cautos a la hora de utilizar material de otros autores, incluso, también de los contenidos que obtengamos a través de los buscadores habituales de Internet. Es conveniente conocer los diferentes tipos de licencias aplicables a los contenidos digitales. En este apartado, voy a exponer brevemente los diferentes tipos de licencias que nos podemos encontrar en la red. Es importante aplicarlas correctamente, con el fin de proteger y respetar los derechos de cada autor. Todo nace del concepto de la protección de la obra: el “Copyright”, desde el primer momento en el que se gesta nuestra producción creativa, del tipo que sea, está protegida por ley (incluso, cualquier obra plasmada en un simple borrador).

El Copyright nos indica que todos los derechos sobre la obra en cuestión están reservados. Es necesario saber que cualquier contenido de Internet, en la que no se especifique el tipo de licencia, implica que está protegida por Copyright. Esto quiere decir, que solo el autor puede usarlo, modificarlo, autorizarlo, etc. Si queremos utilizar dicho contenido digital, debemos pedir permiso expreso al propietario de la obra en cuestión y, llegado el caso, para utilizarlo… negociar con su autor. En algunas ocasiones, estos contenidos se pueden usar con fines educativos o de noticias. En cualquier caso, es conveniente obtener la autorización de uso para no llevarnos futuros disgustos. Es, en definitiva, el derecho a la protección total de nuestra obra frente al uso inadecuado y no autorizado de ella.

Sin embargo, los tiempos cambian, evolucionan y, lógicamente, nacen nuevas inquietudes. El Copyleft nace con la necesidad de permitir compartir contenidos y debido al irremediable avance de las nuevas tecnologías. Se identifica con una “C” invertida dentro de un círculo, al revés que la iconografía del habitual Copyright. Este tipo de licencia nos ofrece varias posibilidades de licenciar la obra y, en consecuencia, diferentes posibilidades de usar algunos contenidos -siempre citando la fuente- bien para uso personal o, incluso, comercial. A partir del Copyleft derivan otros tipos de licencias más; sin duda, de todas ellas, el más popular y utilizado es el Creative Commons (CC).

Para ampliar esta información, te recomiendo que visites la web de Creative Commons: 

creativecommons.org”; su símbolo le identificamos como: “-CC- dentro de un círculo”. En principio, estas licencias se basan en la distribución gratuita de los contenidos digitales. En este caso, existen diferentes limitaciones en su uso que es conveniente tener en cuenta –ofrece la posibilidad de licenciar nuestra obra con seis tipologías diferentes de usos permitidos-. Aun así, y con algunas restricciones, es uno de los tipos de licencias más utilizados entre la comunidad de internautas. En definitiva, siempre hay que ser especialmente cauteloso con la utilización de contenidos de terceros; exactamente igual que como nos gustaría que los demás lo fueran con nuestros propios y legítimos contenidos. Puedes ampliar toda la información necesaria, sobre este aspecto, en los siguientes enlaces webs referidos a este tema:


En un próximo artículo, detallaré las formas de licenciar nuestros contenidos digitales para una distribución adecuada de estos contenidos.

Extractado del libro-blog: En la red está tu oportunidad

Nota: Por cierto, los créditos de la imagen: Creative Commons

Tu comentario me interesa

Suscríbete a las publicaciones | Suscríbete a los comentarios

- Puedes compartir lo que necesites. Estoy en la red desde 1998 - Comparte - Eduardo Gutiérrez Pérez - Con tecnología de Blogger - Blog modificado por Eduardo Gutiérrez Pérez sobre una plantilla de btemplates- y promocionada por btemplates. Crédito de la plantilla Johanes Djogan Mi reconocimiento a Johanes Djogan - Modificada, rediseñada y traducida por Eduardo Gutiérrez Pérez-