Habrás oído hablar del dinero electrónico. Seguro que en algún periódico o noticia de televisión has escuchado, con poca o mucha atención, la existencia de una nueva forma de hacer transacciones comerciales a través de Internet y, en este caso, sin pagar en dinero tradicional los servicios o productos que los usuarios de este sistema adquieren. Y seguro que te has preguntado al escuchar su nombre: Bitcoin, pero ¿qué es eso?

El Bitcoin es una nueva unidad monetaria, pero no física tal cual conocemos al estilo de nuestros deseados y escasos euros. Ni están impresos en ningún tipo de papel o material super seguro, ni  por asombro se asemejan al conocido formato habitual de los que llevamos en el bolsillo. 

Esta divisa fue ¿ideada? en el 2008 y ¿creada? en el año 2009 por “Satoshi Nakamoto”. Lógicamente, ahora estarás esperando una breve biografía del sujeto en cuestión. Pero mira por donde… no… no le voy a biografíar, entre otras cosas porque parece ser un misterio absoluto su identidad.

¿Es una persona, un grupo, una empresa, un colectivo o…?, yo que sé. Es ¿simplemente un japonés avispado?, si es que es japonés, que no lo sé. Tal vez coreano, o chino, ¿asiático?, o vete tú a saber -mi descripción por su identidad, en el caso de que sea una persona, la he extractado de las fotografías que pululan por Internet de tan misterioso y a la vez emblemático personaje. ¿Es un genio de las matemáticas? ¿De la informática? ¿De la criptografía? ¿De la programación? ¿De las finanzas de la economía mundial?, o tal vez el creador de la socorrida “prima de riesgo”… ¿Es también el incitador de la siniestra Deep Blue (El Internet oculto o profundo) que tantos ríos de tinta está haciendo correr y que me tiene en un vilo en espera de otro capítulo en el blog? La verdad, estos dos conceptos unidos, “Satoshi Nakamoto y Deep Blue” dan materia suficiente para elaborar un guión propio de las mejores novelas de ciencia ficción, suspense y calenturas mentales varias.  

Lo que si está claro es que, en 2008, el personaje o personajes en cuestión, hicieron publicó este artículo: http://bitcoin.org/bitcoin.pdf. “Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronic Cash System”. Casi nada, como para ponerse a analizarlo ahora. Esto se lo dejo a los miles y miles de gurús que se pueden encontrar en la red de redes y que se dedican a analizar con todo lujo de detalle este tipo de documentos. Ese momento histórico según los adictos a la tecnología, se entiende como el inicio de la nueva moneda electrónica que ahora nos trae por la calle de la amargura -bueno a mí no, sino al estamento establecido y a su statu quo.-

Seguramente para muchos, es el inicio de una nueva era, el comienzo de la auténtica economía social, la liberación del sistema monetario mundial, la globalización llevada a su máxima expresión, la economía del pueblo… y para el pueblo ¡Buf! Por fín… el fin de los odiosos mercados tradicionales, el de los brokers que mueven a su antojo los recursos financieros, el ocaso de los que desestabilizan economías enteras llevando a los países al borde del crack y colapso total. A su vez, es un nuevo Dogma de Fe en el que creer, el fin del materialismo y consumismo brutal… ahí... ahí… en eso precisamente se basa, en la Fe. En la confianza total en el nuevo sistema monetario por parte de sus usuarios. Esa confianza es la que ocasiona que su valor “comparativo” con las monedas oficiales, no deje de crecer y fortalecerse día a día. Es piramidal, cuantos más usuarios de Bitcoin haya, más fuerza tendrá el sistema y su crecimiento será imparable. Y esto es lo que trae de cabeza a las autoridades monetarias convencionales.

Pero ¿cómo fue su inicio, cómo “nació” y se puso en circulación el primer bitcoin? Toc, toc...¿hay ahí afuera, alguien que se lo haya preguntado antes y lo haya respondido? Si es así, por favor que me lo cuente, estoy ansioso por ampliar mi información en este aspecto. Es tal vez el dilema más famoso de la Historia: ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina? El huevo, seguro, pues, en este caso, es de oro.

En el 2009, esta persona o grupo de personas, dejémoslo ahí, crearon la red de Bitcoin. Tan fácilmente, como si de un juego de sudoku se tratara, que por algo son japoneses… ¡y dale! Y, en un pispas, apareció la primera cuenta en Bitcoins, y como por arte de magia, dotada ya de unos cuantos miles de ellos… y es más, al poco... o al momento de su nacimiento, se ejecutaron ya las primeras transacciones y grandes movimientos de bitcoins entre cuentas aperturadas en esta “moneda” -de esto no me he documentado adecuadamente-. Pero este salto en el tiempo, sí, sí, desde el momento en que los Bitcoins nacen de la nada, a las primeras transacciones, nadie ha sido capaz de explicármelo en condiciones, o yo no lo entiendo adecuadamente. Y mira que he buscado información sobre el tema, incluso, he encontrado teorías de todo tipo… teorías en las que se cuenta, que sus verdaderos creadores y portadores del honor de realizar los primeros pagos en Bitcoins -como no, de negocios extraños-, son esas fuerzas ocultas y poderosas de nuestra sociedad actual protagonistas de todo tipo de conspiraciones paranoicas y que nada tienen que ver con ese grupo de genios japoneses. Pelillos a la mar, hay que ser amplios de mira y no querer analizarlo todo con detalle, pues sino, no tendría gracia… el creador, algún as en la manga se tenía que guardar.

Pero a lo que íbamos. La realidad es que el sistema ahí está, y que son ya miles y miles, tanto de usuarios como de prestadores de servicios, que lo utilizan diariamente. Tantos, que hasta la Autoridad Bancaria Europea ha comenzado a preocuparse por la moneda en cuestión: 


¡Qué curioso, anda!, ¿y digo yo? si no puedes con tu adversario, únete a él... ¡eh! que solo lo pienso en alto. ¿Tardaremos en verlo? A lo nuestro, el sistema en sí es sencillo. Está basado en un modelo de relación de “usuario a usuario”, sin mediar en la transacción, ni en su aperturación, ningún organismo competente. En conclusión: solo hay que tener una cuenta en Bitcoins... ya está. Qué listo ¿verdad? Sí... la verdad que no he sido muy explícito, pero así es. Aun así, ¿cómo consigo Bitcoins?, es lógico preguntárselo en un principio. Voy a ser rotundo: Los primeros Bitcoin se pueden comprar. Curiosamente con euros y otras divisas más. En estos momentos, el “trueque”, está a: 0.0010 unidades de Bitcoin por 0.65 euros. Pero hablando de lo que hablamos, conseguir Bitcoins así, pierde todo su encanto. O sea, que lo suyo, es ofrecer algún producto o servicio profesional y cobrarlo directamente a otro usuario, en Bitcoins, por supuesto.

Técnicamente es muy fácil, eso sí, hay que abrir una cuenta -no, no, no una cuenta bancaria, que ya hemos dicho que no hay que firmar nada, ni ante nadie, que no hay letra pequeña que leer-. Para aperturar una cuenta Bitcoin, existen multitud de plataformas que nos permitirán realizar dicho proceso. En el fondo, es como tener una cuenta o dirección de correo electrónico, pues su utilización a la hora de realizar o recibir un pago, es prácticamente igual al del envío de un email. Hay que añadir que este proceso es absolutamente gratis. ¿En qué plataforma la abro? Difícil responder… recuerda el análisis inicial… se basa en la confianza, con esto quiero decir, que eres tú el que tiene que confiar en el sistema. Hay ya muchas plataformas, se pueden encontrar en Internet simplemente buscando a través de nuestro buscador de Google. La cuenta o dirección de Bitcoins tiene dos partes absolutamente relacionadas: la dirección pública y, por supuesto, una clave absolutamente privada. En el tema de la clave, si es extraordinariamente crucial su máxima protección, pues si alguien más conoce la dirección pública y la contraseña de tu cuenta de Bitcoins… estás perdido.

Recordemos, los Bitcoins son monedas virtuales, no tienen soporte físico, ni impreso, ni se almacenan en un archivo concreto, ni se guardan en caja fuerte que valga y, como ya hemos dicho, no están resguardados bajo ninguna entidad ni organismo oficial, ni están respaldados bajo ningún tipo de material noble... o no tan noble. Esto quiere decir que no existe un regulador que decida su fluctuación, ni hacia arriba ni hacia abajo, ni para bien, ni para mal. Con lo cual, es imposible su intervencionismo gubernamental. Visto esto, es fácil preguntarse: ¿es una nueva economía anárquica?, o, tal vez, como defienden algunos, ¿es el principio de la economía democratizada?, o más profundo aún, ¿es la nueva economía social por y para las personas?, o más díficil el símil aún: ¿es como sustituir el Estado de Derecho y sus Fuerzas de Seguridad, que ejerciendo un paralelismo, serían el regulador, por una Red en la que, a su vez, somos todos defensores de todos y  de cada uno de nosotros?

Por otra parte, y con un tono menos filosófico, es lógico, también, cuestionarse: ¿dónde están y quién se encarga de controlar los Bitcoin? Voy a intentar explicarlo de la forma más sencilla posible. Al principio hablamos que el amigo o los amigos, "Satoshi Nakamoto", en el 2009, creó o crearon la Red de Bitcoins. Ahí está el misterio, es la propia red quien se encarga, de “alguna manera”,  de registrar el valor actual de tu cuenta o dirección de Bitcoins. Y ¿quién conforma esa Red?, pues todos y cada uno de los usuarios que tienen una o varias cuentas en Bitcoins, en este momento, millones de personas, lo digo por intuición (no tengo dato estadístico para aseverar esta información). Es fácil de entender su funcionamiento: yo tengo una cuenta con 20 bitcoins, realizo una transacción por valor de 10 bitcoins a un comercio, usuario particular o profesional que admita este tipo de monedas. La propia Red se encarga de registrar el movimiento a ambas cuentas, en mi caso, el valor de mi cuenta pasaría a tener 10 Bitcoins, sin más. La de mi prestador del servicio o vendedor del producto pasaría a incrementarse en 10 Bitcoins, así de fácil y así de sencillo. Y, visto esto, ¿quién está detrás de todos estos movimientos? Ya lo he comentado anteriormente, la confianza… amigo… la confianza en el sistema y en todos y cada uno de los componentes de la red… supongo.

Visto así, me surgen varias preguntas: ¿pueden desaparecer mis Bitcoins en algún momento? En principio, no, simplemente manteniendo a buen recaudo tu dirección pública y tu contraseña, la propia red, de la que forman parte todos los usuarios del sistema, mantiene intacto los Bitcoins que tienes, entre otras cosas porque no es un asiento contable; es decir, simplemente se mantiene el "valor real" en cada momento de tu cuenta en dicha moneda, con la simple suma y resta de unidades de Bitcoins utilizados. Es más, me atrevo a decir que aunque colapse el sistema, los Bitcoins seguirán estando "contabilizados" en la Red, otra cosa muy diferente será su valor… tal vez ninguno, pero el concepto en sí no tiene nada que perder. ¿Podemos tener varias cuentas de bitcoins diferentes? Sin duda, tantas como queramos, nada ni nadie nos lo impide. Lo realmente difícil es conseguir que dichas cuentas tengan valor en Bitcoins. ¿Puedo en algún momento convertir en dinero contante y sonante mis Bitcoins? Sí... si consigues quién te los compre, y no te alarmes con la escuálida respuesta, pues mientras el sistema no colapse, encontrarás quién te los cambie en dinero en efectivo con ¿casi total seguridad?

En definitiva, en mi opinión, mientras existan usuarios que confíen en el sistema, este funcionará y seguirá aumentando su valor. Con dos que quieran intercambiar algo, vale, yo te cambio una cosa por otra, es el trueque puro y duro entre amigos que confían entre sí… y el valor de la "cosa" intercambiada es lo de menos. Y como somos muchos miles de millones dando porrazos diariamente a las teclas del ordenador... todavía tiene recorrido. El peligro vendrá, cuando se deje regular, yo, por si te sirve de algo, prefiero seguir documentándome. En este aspecto, ni quito ni pongo, como todo en la vida... no es oro todo lo que reluce.



Más información: El País
Más información: Bitcoin
Mercados en Bitcoin: http://mercadobitcoin.com/
Comercios que utilizan en sistema: o más, digo yo.
Crédito fotografía: pixabay.com

Tu comentario me interesa

Suscríbete a las publicaciones | Suscríbete a los comentarios

- Puedes compartir lo que necesites. Estoy en la red desde 1998 - Comparte - Eduardo Gutiérrez Pérez - Con tecnología de Blogger - Blog modificado por Eduardo Gutiérrez Pérez sobre una plantilla de btemplates- y promocionada por btemplates. Crédito de la plantilla Johanes Djogan Mi reconocimiento a Johanes Djogan - Modificada, rediseñada y traducida por Eduardo Gutiérrez Pérez-