"Las redes sociales son actualmente un elemento de socialización de gran relevancia. Gran parte de los usuarios habituales de Internet hacen de sus redes sociales el punto neurálgico de acceso a otros contenidos digitales.

En la actualidad, la forma más habitual de acceder a cualquiera de nuestras webs favoritas, blogs u otras publicaciones es a través de los enlaces que compartimos en nuestras propias redes -Facebook, Twitter, Tuenti, Google+, etc.- o desde cualquiera de los buscadores más populares -Google, Yahoo, incluso Youtube, aunque este no se considere un buscador al uso-. Por cierto, ¿sabías que, Tuenti, red social de gran éxito entre nuestros jóvenes, tiene participación de emprendedores españoles? Pues, sí, una muestra más del talento de nuestros jóvenes compatriotas.

Por otra parte, las redes han contribuido a popularizar el acceso a Internet a través de nuestros terminales móviles. No es extraño encontrarnos por la calle a personas de cualquier edad consultando las actualizaciones de su muro personal en el móvil. ¡Cómo ha cambiado el paisaje urbano!, ¿verdad? Antes calentábamos la oreja con nuestro móvil, y ahora calentamos las manos, a la vez que ejercitamos nuestros dedos en la pantalla del terminal.

De este modo, los usuarios hemos convertido el espacio virtual en un lugar “social” donde compartir nuestras opiniones y otras curiosas cuestiones. Nos posibilitan llegar a un público que sin ellas hubiera sido imposible contactar. Precisamente, en esto están sus enormes ventajas, pero ¡ojo!, también sus posibles peligros. No debemos perder de vista que las redes sociales se han convertido en un potente altavoz de lo que sucede a nuestro alrededor. Todo lo que hagamos en las redes puede pasar desapercibido o ser amplificado con tal devastadora fuerza, que termine ocasionando daños irreversibles en nuestra propia “Identidad Digital”." 

Este texto extractado del libro-blog "En la red está tu oportunidad" servía para encabezar el capítulo relativo a las redes sociales. Y sigo reafirmandome en esta definición, pero también es verdad que en dicha publicación omití algo que en la actualidad está teniendo gran relevancia, y cuya deriva, en mi opinión,  puede ocasionar una prematura "muerte súbita" de estas tecnologías asociadas a Internet.

Estoy hablando, sin más, de los BULOS y otras cadenas concatenadas que pululan a sus anchas por Internet. Las personas siempre hemos sido confiados por naturaleza. Aunque, en este aspecto, también habría que hacer una mención aparte para la inmensa cantidad de publicaciones con todo tipo de calumnias y difamaciones hacia diferentes personas y por qué no decirlo, también a instituciones. Una vez realizada mi puntualización y desprecio hacía todo tipo de calumnias, insultos, amenazas y difamaciones varias, quiero también decir, que muchas de las cadenas de espíritu positivista, la verdad, son auténticamente divertidas y la adhesión a ellas, estará en función de nuestra confianza en la meta y objetivos propuestos en dichas publicaciones.

En realidad, a mí poco me preocupa... me refiero a que cada uno haga lo que quiera, alla cada cual con su conciencia; bueno, en cierta manera... algo sí, no soy totalmente inmune... Es verdad que las redes sociales nacieron como un espacio interrelacional entre amigos y conocidos, por lo menos Facebook. También es verdad que su universalización ha cambiado dichos criterios. En este aspecto, han sido las redes sociales quien se han tenido que adaptar a las nuevas necesidades. Ahora son un espacio común... una especie de mercadillo... de intercambio... donde encuentras de todo. Lugar de relaciones por excelencia, incluso fuera del ámbito más cercano. Y por esto mismo, es el lugar ideal para hacer correr todo tipo de campañas y rumores que, en ocasiones, llegan a ser absolutamente disparatadas.

Durante una temporada ha corrido por las redes el siguiente bulo, al día de hoy, todavía llegan sus ecos:
"Microchip obbligatorio per tutti i Neonati da Maggio 2014", su tradución se hace innecesaria... o no... aun así voy a traducirlo: "A partir de mayo de 2014 a los niños recién nacidos se le incorporará un microchip bajo su piel", he combinado descripción con el titular. Además, el diario italiano hacía un prolífero documento sobre las enormes ventajas que conllevaba esta intervención por parte de los Estados.
Vía: El correo de Roma
El absurdo bulo fue tan intenso que provocó la intervención de algún Europarlamentario para desmentirlo. Pues bien, en mí muro personal de Facebook aún llegan dichos ecos.

Pero estas cadenas de falsas noticias o rumores no pasarían de la simple anécdota si no fuera por que alguna de ellas, en ocasiones, pueden ser un auténtico peligro para nuestra seguridad informática... y pecunaria. En este sentido, es más preocupante bulos como el de la multa impuesta de 100 euros... o más,  por parte de una "supuesta policía". Este virus, que lleva en circulación varios años, si está causando verdaderos estragos en la buena voluntad de algunos Internautas, incluso llegando a secuestrar su ordenador, además de infectarlo para seguir expandiendose entre todos nuestros contactos. Y eso que nuestra Policía, la auténtica, se cansa de advertir de la falsedad de dichas actuaciones en sus Redes Sociales (animaros a seguir sus perfiles):

"La Policía Nacional alerta de dos nuevas oleadas de virus que suplantan a la Policía para estafar a usuarios de Internet".
Vía: Policía Nacional

Más curioso resulta la proliferación de campañas de todo tipo: ¡ale, todos a cambiar nuestra foto de perfil! Y ahora toca... el amarillo. ¿Otro virus?, en esta ocasión no. Simplemente una campaña nacida vaya usted a saber dónde y con el fin de... no tengo ni la más remota idea:
Más información: Evolución, El Huffington Post

La verdad es que estas campañas triunfan, supongo que muchas veces por nuestra confianza en el entorno que nos rodea, y otras por la fe ciega en que de esta forma algo puede cambiar; en este sentido, yo no soy nada ni nadie para juzgar las adhesiones a dichas campañas... pon el color que te de la gana. El análisis del porqué somos tan proclives a sumarnos a dichas cadenas... se lo dejo a los especialistas. Pero si me lo permites, déjame hacer una observación: "no creas en todo lo que ves, ni escuches todo lo que dicen... y si lo has de compartir, al menos pon la fuente para que podamos tener una visión más extensa del tema en cuestión..." es importante, siempre... siempre ir a la fuente original, o en su defecto, al INTECO -Instituto Nacional de las Tecnologías de la Información- para obtener una segunda opinión.

Tu comentario me interesa

Suscríbete a las publicaciones | Suscríbete a los comentarios

- Puedes compartir lo que necesites. Estoy en la red desde 1998 - Comparte - Eduardo Gutiérrez Pérez - Con tecnología de Blogger - Blog modificado por Eduardo Gutiérrez Pérez sobre una plantilla de btemplates- y promocionada por btemplates. Crédito de la plantilla Johanes Djogan Mi reconocimiento a Johanes Djogan - Modificada, rediseñada y traducida por Eduardo Gutiérrez Pérez-