"Si no estás en Google, entonces no existes". Seguro que es una de las aseveraciones que más has escuchado en las amenas conversaciones de la "Comunidad de la Frikilandia", a la par, habrás asistido "atónito" a cientos de conversaciones, incluidas las mías, defendiendo las innumerables ventajas que conlleva ser visible a los ojos del "todopoderoso" de la web. ¡Mejor salir en la primera posición del buscador, que en el último! Ten por seguro que hay gente (poca, pero en definitiva, alguna hay) que te respondería... o no. No, no, más bien, ni tan siquiera nos responderían, pues intuyo que serían auténticos especialistas de la ocultación.

Google no es el ojo todopoderoso que todo lo ve... o sí. Ni tan siquiera sus novedosas gafas virtuales, que tanto están dando que hablar en los últimos tiempos, son el "Santo Grial" -que como bien sabemos, "muchos malos, malísimos" han buscado incansablemente a lo largo de la historia- para realizar inmersiones en lo más oscuro y enigmáticas profundidades de la web... "que haberlas haylas, o eso dicen".

En la web tradicional, tal como la conocemos, el enlace o hipervínculo es el concepto primordial para acceder a una información concreta. Convirtiéndose este, en algo tangible y por lo tanto visible y al alcance de los robots rastreadores de información de los buscadores más populares de la aldea global. Pero qué ocurre cuando no conocemos un link concreto que deseamos buscar. ¿Llamamos por teléfono a nuestro Gurú personal de la informática? Espero que no. La lógica nos dice que lo busquemos en nuestro especialista en rastreos por excelencia: el buscador Google, utilizando para ello, palabras o frases adecuadas al resultado que queremos obtener. El sistema de Google, o sus robots, rastrean diariamente millones de webs procesando a velocidades de vértigo las correspondientes palabras incluidas en dichos portales. Ordenándolas bajo criterios que en un principio pueden parecer muy simples: primero, que el lugar web se deje indexar y que este tenga una buena programación en html para facilitar dicha tarea a sus rastreadores; también, a su vez, dicho portal sea consultado y enlazado por muchas más sitios web, otorgándole así un valor prominente ante otros resultados obtenidos; y otros muchos criterios más, entre ellos comerciales y tal vez menos heterodoxos que yo en un principio desconozco. Estos son factores fundamentales para que el complicado algoritmo de Google, situe una web concreta, en una  u otra posición en su ranking de presentación de resultados.

Y ahí esta precisamente el "quid de la cuestión". Cuando el enlace que contiene una información concreta y restringida es imposible de rastrear por los buscadores tradicionales y escapan a sus inmensos tentáculos, es lógico pensar... que algo oculta. Pero ¿quién puede estar interesado en colgar información en Internet -que supuestamente para los bien pensantes es para que esté al alcance de todo el mundo-, y luego no querer que aparezca en los buscadores más populares de la red? Pues bien, se me ocurren mil "actividades" que pudieran pulular por lo más recóndito de las profundidades de la web, y que para su acceso, se necesite algo más que un barquito velero como el necesario para navegar en superficie por las tranquilas aguas del Internet conocido. Para acceder a esta "invisible" información, hay que bucear, y para esto, se necesita algo más que un velerillo, requiere de capacidad, tecnología, medios y ¿falta de escrúpulos? Como nos podemos imaginar, no es ni parecido a lo de intentar una simple navegación en superficie

En este aspecto, según las teorías mas conspiratorias, existe una herramienta denominada TOR -The Onion Router-. En realidad, es un sistema que se desarrolló exclusivamente para fines militares, pero como todo tipo de tecnología que habitualmente se desarrolla en este ámbito, TOR no iba a ser menos, y terminó dando el salto al ámbito civil. Y, paréceser, según cuentan algunos, que con este buque insignía, perdón submarino nuclear, el bucear por la Deep Web, es posible y viable.

Todo lo que es oculto e inaccesible es un buen campo de cultivo para que florezcan algunos tipos de actividades absolutamente despreciables y repugnantes. Lugar idílico para que forajidos, desalmados y otras perlas obtengan inquietantes informaciones sobre drogas, tráfico de armas, pornografía en sus más aberrantes versiones, encargos típicos de sicarios, espionaje y contra-espionaje y otro tipo de actividades salidas de los mas bajos instintos del ser humano. Cuentan que no es lugar para aficionados, que podemos salir escamados... olvidándose algunos que por muy sumergido que esté, nuestra materia, la tangible, la física pura y dura está en la superficie y sentada delante de esta diabólica máquina con pantalla y teclado... aviso para navegantes.

Asimismo, navegando por Internet -por la superficie- corren ríos de tintas sobre supuestos blogs alojados en lo más profundo de la Deep Web, que cuentan con pseudoinvestigaciones de lo más variopintas amparados bajo el paradigma del misterio y el ocultismo. Documentación con valiosa información soportada en bases de datos no accesibles para el común de los mortales con todo tipo de archivos que contienen revelaciones, que si salieran a la luz, harían temblar más de una poderosa estructura cimentada en la superficie real de lo que hoy clasificamos como convencional y normalizado. Pero TOR no solo sirve, supuestamente, para acceder a tan extraño y virtual inframundo, que me da la mosca que no es tan sencillo. TOR, también, es usado por todos aquellos que no desean ser rastreados ni seguidos por las incesantes labores diarias de los spider de las grandes compañías y, así, conseguir un cierto anonimato en sus navegaciones, o buceos diarios.

Pero no toda la información que se puede encontrar en la Deep Web tiene porqué ser dañina y perjudicial. Dicen que también se encuentran grandes directorios con enormes bases de datos científicas, económicas, meteorológicas, etc.; conclusiones de experimentos y pruebas realizadas por diferentes "genios" que sirven para compartir, confidencialmente y exclusivamente, entre las personas del ámbito relacionado con dichas investigaciones. Enormes bases de archivos con noticias, libros, textos, leyes y documentación con ingentes cantidades de información sensible... demasiado sensibles como para exponerlas a la luz y el taquígrafo.

A parte de teorías conspiratorias varias, la realidad y la simple intuición me dice que submundo hay. Que se realizan millones de transacciones diarias secretas, también. Que se convocan extrañas quedadas para diversos fines nada alentadores, ni lo dudo, pero si la curiosidad te pica tanto o más que a mí... ya sabes... yo ni quito ni pongo... solo intento informar y compartir aquello que me resulta curioso.  Tengo la extraña sensación que saltar la línea invisible trazada entre el fondo y la superficie, no es una simple cuestión de poder, sino, también de querer. Pero si entrás... te sumerges... y lo que ves no te gusta, sal corriendo de la inmersión y nos lo cuentas...y para finalizar, me pregunto:

¿Si no estás en Google, entonces no existes... o ?




Créditos imágenes: http://pixabay.com/es/pescado-el-agua-animales-123287

Más información y fuente consultada:
http://www.efefuturo.com/noticia/tor-el-oscuro-mundo-de-la-internet-profunda/

Información sobre TOR y la navegación anónima:
https://www.torproject.org/


{ 3 comentarios... Hay nuevos comentarios Responde }

  1. se aprende mucho con tu pagina gracias edu,,,bs

    ResponderEliminar
  2. Tengan mucho cuidado en donde se meten... aquellos que dicen que la Deep Web es aburrida y no hay nada interesante es porque no saben buscar y solo entran a la Hidden Wiki a ver que hay en los .onion que pone. Lo verdaderamente interesante se consigue mediante invitación, contactos o hackeo. Si desean material que es MUY PERTURBADOR puden ver esto: https://www.youtube.com/playlist?list=PLY3FmrlGkO4TbS2DB6CXRsVIKTpJ_U7Yh encontrarán videos que no lograrán hallar en ningún otro medio

    ResponderEliminar

- Puedes compartir lo que necesites. Estoy en la red desde 1998 - Comparte - Eduardo Gutiérrez Pérez - Con tecnología de Blogger - Blog modificado por Eduardo Gutiérrez Pérez sobre una plantilla de btemplates- y promocionada por btemplates. Crédito de la plantilla Johanes Djogan Mi reconocimiento a Johanes Djogan - Modificada, rediseñada y traducida por Eduardo Gutiérrez Pérez-