¿Dónde estás? Vaya preguntita ¿verdad? No, no es que a mí personalmente me interese, pero seguramente, a ti si te interese saber que alguien más que tú, lo sabe. Si somos usuarios de un teléfono inteligente, provisto de sistema operativo Android, tenemos que saber que, a su vez, para descargarnos las correspondientes app para móvil, debemos ser usuarios de una cuenta de Google, a través de su servicio de correo electrónico Gmail. Y ahí, comienza todo -no os penséis que los usuarios de "iphone" os libraís de esto-.

Desde el mismo momento en que se da la combinación: teléfono inteligente, sistema operativo Android, cuenta de Gmail (en definitiva, Google) nuestro historial de ubicaciones, en su sistema, si no tomamos las debidas precauciones en la configuración de nuestro teléfono inteligente, empieza a seguirnos los pasos.

Hay una excelente aplicación, para Android, que nos puede ayudar a encontrar nuestro vehículo aparcado en no sé que lugar de una gran ciudad. Es una excelente idea. Es una de las grandes ventajas que tiene la anterior combinación mencionada, así como aplicaciones para seguir el rastro de nuestro móvil, en el caso de su pérdida o que los amigos de lo ajeno hagan presencia inesperada en nuestra propiedad.

O una aplicación desarrollada con la intención de localizar personas en grave riesgo de peligro e, incluso, para el acompañamiento activo de enfermos, personas mayores o niños -en su día, propuse una app para una asociación de familiares de enfermos de alzheimer: "hola soy..."-, basado en localización de su domicilio, necesidad de atención y códigos QR. Pero este tipo de configuraciones basado en la ubicación, a través del 3g, 4g, gps o el sistema que sea de nuestro teléfono inteligente, siempre debiera ser perfectamente identificable, constantemente advertidos en los avisos habituales de nuestro sistema operativo -usemos el que usemos- y ser plenamente conscientes de que se está produciendo, para proceder a su ajuste y configuración adecuadamente según nuestros deseos en este sentido.

Pero dicho esto, y sin el ánimo de alarmar a nadie, es conveniente que sigáis este enlace -clic aquí para entrar en el soporte de Google referente al historial de ubicaciones- y así, cuanto menos, ser conscientes de cómo tratan dicho historial los amigos de Google. Yo lo he hecho para poder comprobar cómo se muestran estos datos. También deciros, que según Google, la recopilación de estos datos, tienen el único fin de mejorar nuestra experiencia y navegación por la aldea globlal, con la intención de adaptar nuestras búsquedas y preferencias a nuestros "expuestos gustos"...

¡Ah!, todo esto -lo de la ubicación y mucho más, claro- lo hemos firmado al aceptar la política de privacidad de nuestro querido amigo gigante de la red, aunque también tienen el detalle de ofrecernos un apartado de cómo proteger adecuadamente nuestra privacidad en la red de redes -clic aquí-; luego no digáis que no os he avisado.

Tu comentario me interesa

Suscríbete a las publicaciones | Suscríbete a los comentarios

- Puedes compartir lo que necesites. Estoy en la red desde 1998 - Comparte - Eduardo Gutiérrez Pérez - Con tecnología de Blogger - Blog modificado por Eduardo Gutiérrez Pérez sobre una plantilla de btemplates- y promocionada por btemplates. Crédito de la plantilla Johanes Djogan Mi reconocimiento a Johanes Djogan - Modificada, rediseñada y traducida por Eduardo Gutiérrez Pérez-