4
¿Gallinero o butaca? 


“Tú no eres de Guardo si no compraste entradas de “Gallinero o de Butaca” para la peli del domingo por la tarde en los cines Bravo o Valdehaya”. 

En cualquier localidad española, existen lugares emblemáticos que marcaron una época, un instante, o simplemente, y con el paso del tiempo... unos recuerdos que quedaron reflejados en la retina de sus lugareños, perdurando en la memoria colectiva rebelándose a su anunciada y desventurada desaparición; espacios que con el paso del tiempo... se convierten, por méritos propios, en añorados recuerdos compartidos.


Compruebo con curiosidad, como nuestra memoria retiene en el subconsciente antiguas edificaciones, en algunos casos hoy sustituidos por otras más modernas, que sin ostentar un gran legado, ni lucir el emblema de patrimonio de la Humanidad, son de gran excepcionalidad para las gentes que formaron parte de sus vivencias y disfrutaron en ellos momentos sin igual. Lugares que ahora los Internautas no dudan en rescatar del baúl de los recuerdos, narrando para el colectivo, pequeños mensajes improvisados relativos a dichos lugares... al son del “tacteo” de la pantalla del móvil o al ritmo del clic del ratón de su ordenador.

Y aunque la fiesta va por barrios, en este caso concreto que aquí escribo, dicha fiesta va por épocas; los usuarios, digamos… más maduritos de este entusiasta grupo, no solamente recuerdan con entusiasmo dos de los lugares de ocio más renombrados en los “Facerecuerdos”, sino, que a su vez recuerdan con enorme intensidad los espléndidos momentos que a intramuros de estos se vivía. ¿Quién no recuerda, siendo guaje, el mayor acontecimiento del esperado domingo tarde...? Ya te lo recuerdo yo: la película de romanos o vaqueros que se proyectaba en los cines de Guardo.


El Cine Valdehaya ocupaba... y ocupa... el imponente edificio que en la actualidad alberga la cafetería “Sheraton”. En realidad, hace ya unos cuantos años que fue reconvertido en una de las discotecas más modernas y elegantes de la provincia de Palencia. Aquel “cine-teatro” cerró para siempre sus puertas en octubre de 1978. Da la sensación de que sus paredes no pudieron superar, llenándose de enorme tristeza, la definitiva cancelación del prestigioso “Festival de la Canción Minera de Guardo”.

Eran tiempos en los que los Guardens@s fuimos testigos, en épocas estudiantiles, de aquel elocuente y socorrido dicho “popular”sobre las gentes de nuestro pueblo. Quién no recuerda a ver escuchado en alguna ocasión el tan extendido tópico: ¿qué eres de Guardo?… ¡ahí si que corre el dinero!


Actualmente, sobre todo en su aspecto exterior, el edificio sigue tal cual. Es más, estoy convencido de que aún hoy muchos de nuestros vecinos al contemplar la fachada del edificio y recordar su imponente letrero anunciador... lo siguen con añoranza identificando como el “Valdehaya”. Sobre todo los de la generación de la E.G.B., que tan pacientemente esperábamos toda la semana para disfrutar de las dos horas de asueto y diversión, ante aquella extraordinaria pantalla en color, cinemascope y sonido estereofónico.

En la actualidad, adentrándonos en su interior, parece haberse detenido el tiempo en los años 80´s. Aún se conserva increíblemente bella la espectacular “sala de baile”, o mejor dicho, discoteca -al más puro estilo “Fiebre del Sábado Noche-, regentada por el entrañable e inolvidable emprendedor Guardense, Tony Sagüillo. El cine Valdehaya, ¡uy!, perdón, la discoteca Sheraton, fue testigo de excepción de los más espectaculares eventos de una década auténticamente prodigiosa. Época en la que el nombre de Guardo recorría la provincia de Palencia y limítrofes, al son de prosperidad, diversión, trabajo e ilusión. En dicho aspecto, en los mensajes de este curioso y anecdótico grupo, hecho de menos algún “Facerecuerdo” más del estilo de lo comentado anteriormente, tú no eres de Guardo si no has oído en alguna ocasión lo de... “cómo corría el dinero en dichos años”.


Quién no recuerda la espectacular actuación que ofrecieron Victor Manuel y Ana Belén y que tuvo lugar en la discoteca de moda en aquellos años, la Sheraton. Quién no entono en aquel concierto, vaso de calimocho o cubata en alto, el “Abuelo fue picador… o “Soy un corazón tendido al Sol”, o la algo más melancólica “Solo pienso en ti”. La verdad, recordando la letra… “Aunque soy un pobre diablo… casi siempre digo la verdad…”, en este caso, no recuerdo muy bien si tan siquiera las canciones mencionadas formaron parte del repertorio. Pero llegado a este punto... que más da, lo importante es que fue un día especial en Guardo.


Los bailes y ritmos de la época postergaron para siempre las inolvidables películas, en cinemascope y a todo color, de“Maciste y otros Héroes Milenarios”. Los “Facerecuerdos” más antiguos realizados en el grupo, nos recuerdan las largas colas de guajes y guajas -incluido el inolvidable Nino “Cachapin”, que dicho sea de paso con todo mi cariño y absoluto respeto, no se perdía una sesión cinematográfica- que se formaban desde el ventanuco de taquilla del cine y que finalizaban en la plazoleta que alberga la popular “Fuente de los Cuatro Caños”. Por supuesto, una paciente espera que merecía sin duda la pena, pues adquirir la deseada entrada para ocupar la correspondiente butaca numerada que daba acceso a la sala -si la asignación semanal alcanzaba para ello, claro-, era todo un reto. Y sí el dinero no llegaba, no quedaba otra que adquirir el ticket asignado a la semibutaca “oscilante” situadas en la parte más alta del local, que comúnmente los guajes de la época lo conocíamos como “el gallinero”.

No puedo pasar por alto algunos entusiastas  Facerecuerdos que refieren a la importancia adquirida, ganada a pulso incluso fuera de la demarcación de Guardo, por el cine Valdehaya. Y como buen ejemplo, las reveladoras anotaciones realizadas por Ana Turienzo sobre el cine en cuestión. Tan popular era esta sala cinematográfica, que “hasta tenía Himno”. Leyendo con atención los mini relatos de Ana, me vino a la memoria el bueno de Javi Bregel entonando las tan populares y añoradas notas musicales. Javi es una de las personalidades por excelencia de Guardo, buen amigo y gran persona. En este sentido, como buen amigo que me considero de ambos, me faltó tiempo para pedirles lo que a buen seguro Javi guardaba con mucho esmero y cariño: la letra de tan ansiado Himno. Y así fue. El Himno del Valdehaya, nuestro Himno más popular, ahora  también navegando por las redes de Internet. Ana, Javi, va por vosotros:

HIMNO DEL CINE VALDEHAYA

"Guardo es de la provincia
de los pueblos el mejor.
Tiene su cuenca minera,
produce muy buen carbón.
Sus mujeres son hermosas,
sus hijos de bendición
y sus hombres hacen todos
del trabajo galardón.

Si vas algún día a Guardo,
vete al cine Valdehaya;
pues no hay cine más bonito,
en ningún sitio de España.
Y el que dude de lo dicho
que pase y vea el salón,
pues tiene un cinemascope
y además calefacción.

Es el cine Valdehaya
de los cines el mejor,
lleva el nombre de una mina
que es la Reina del carbón.
Si es verano y hace un tiempo
de muchísimo calor,
será el cine un paraíso
con la refrigeración

Tiene precios muy baratos,
elegante y comodón.
Es el cine Valdehaya
de los cines el mejor."


Tu comentario me interesa

Suscríbete a las publicaciones | Suscríbete a los comentarios

- Puedes compartir lo que necesites. Estoy en la red desde 1998 - Comparte - Eduardo Gutiérrez Pérez - Con tecnología de Blogger - Blog modificado por Eduardo Gutiérrez Pérez sobre una plantilla de btemplates- y promocionada por btemplates. Crédito de la plantilla Johanes Djogan Mi reconocimiento a Johanes Djogan - Modificada, rediseñada y traducida por Eduardo Gutiérrez Pérez-